11 agosto, 2016

Existe un debate sobre la conveniencia de tercerizar servicios de la CCSS, dado el evidente deterioro en la calidad. Por ello, vale la pena preguntarse qué pasa en las principales economías del mundo con sus sistemas de salud. Algunos no son modelos en la materia y enfrentan problemas similares a los nuestros.

El Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) del Reino Unido tiene, solo en Inglaterra, a más de 3,5 millones de personas esperando servicios hospitalarios. El gobierno sigue enfocado en concesionar los ineficientes hospitales para hacerle frente a la crisis.

Las concesiones fue el tema más relevante en las elecciones del 2015, donde el partido conservador recibió el apoyo de los electores con respecto a su política de salud pública.

El NHS con 1,7 millones de trabajadores es el quinto mayor empleador del mundo, según Forbes; sus gastos crecen un 2% al año, pero se necesita un aumento del 5% para hacerle frente a la demanda.

Esa disparidad produciría un déficit de £22.000 millones en el 2021. Ahí radica la importancia de involucrar al sector privado.

Obamacare. La reforma de salud del presidente Barack Obama (“Obamacare”) promueve el acceso “universal” a la salud en EE. UU, y obliga a las personas a comprar un seguro.

Pero muchos lo piensan dos veces antes de ir al médico. Las aseguradoras se han dado cuenta de que los nuevos asegurados son riesgosos y los están induciendo a comprar seguros con primas bajas, pero deducibles altos que son difíciles de costear; se obliga a pagar un seguro que muchos no pueden usar.

La mayor aseguradora, United Health, anunció su salida del esquema de Obamacare por baja rentabilidad.

Francia. El gobierno de François Hollande ha anunciado un recorte de un 2,5% en las tarifas de los hospitales privados que son ahora un 24% más bajas en comparación con las de los hospitales públicos (ambas pagadas por el gobierno).

Lo cierto es que esta situación evidencia la ineficiencia del sector público y ha generado la absorción de hospitales pequeños (muchos sin fines de lucro) por parte de grandes cadenas.

El CEO de la cadena global de hospitales Ramsay Health Care, que controla más del 20% del mercado en Francia, ha retado al gobierno diciendo que es ahora de que entre un jugador muy grande para el sistema de salud. Situación que molesta al gobierno pero que él mismo ha propiciado.

China privatiza. En el 2011, menos del 10% de los más de 22.000 hospitales chinos eran privados y la meta en ese momento era duplicarlos para el 2015.

La medida obedece a la insostenibilidad del sistema de salud público. Para favorecer el proceso ahora los tratados de libre comercio permiten a extranjeros invertir en el sector con más libertades y no como antes (por medio de joint ventures con inversionistas locales).

En Costa Rica pagamos un seguro obligatorio que no podemos usar como en EE. UU, le hacemos la vida imposible a las empresas privadas como Francia, tenemos largas listas de espera como en el Reino Unido y nuestro sistema de salud es insostenible como lo previó China. Es necesaria una mayor participación del sector privado.

El autor es analista financiero, vicepresidente asociado de Copal Amba (una subsidiaria de Moody’s).