Opinión

El río que nos une

Actualizado el 13 de marzo de 2013 a las 12:00 am

No puede existirla cooperación donde haydesconfianza

Opinión

El río que nos une

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

He leído con mucho interés los comentarios a mi artículo “La contaminación del Río Colorado desde el Río San Juan” y el texto “La causa por el Río Colorado” del señor Ronald Obaldía González, publicados ambos en esta misma sección.

Celebro el interés suscitado sobre la grave situación ambiental del sistema Río San Juan - Colorado, que como ya he dicho, es un único e indivisible sistema hídrico que une a nuestros dos países, siendo parte de la cuenca 69 cuyos 42.000 km² están repartidos en 70% en Nicaragua y 30% en Costa Rica.

La característica fundamental de las cuencas hídricas es que son por naturaleza territorios de convergencia de las aguas y, por extensión, de los intereses y de la dinámica social y económica.

Contradictoriamente, hemos logrado que este río nos divida. Nos guste o no, por su carácter binacional físico natural, la cuenca del Río San Juan contiene territorio esencial para el desarrollo económico, social y natural de ambos países, resultando urgente el establecimiento del proceso de gestión integradora de esta, la cual debe ser compromiso de los pueblos y gobiernos de Nicaragua y Costa Rica, como única garantía de sostenibilidad socioambiental y productiva de ambos países y como aporte significativo a los esfuerzos de conservación global.

No voy a referirme a las expresiones de suspicacia ni a acusaciones de quién está haciendo mal las cosas, porque ese es el camino fácil y el lugar común que ha entorpecido secularmente el entendimiento tico nica.

Tenemos que ser mejores que eso: lo lógico y sensato es buscar el aprovechamiento racional y la protección del territorio –y recursos contenidos– de forma conjunta, en la misma dirección que la naturaleza funciona, logrando la armonización de los esfuerzos.

El tema de la salud ambiental de los humedales, ecosistemas, diversidad biológica y bienestar del patrimonio natural ha pasado a segundo plano o simplemente ha sido silenciado por los ruidosos desencuentros y demandas estériles entre ambos países. No puede existir la cooperación donde hay desconfianza.

Anima mucho leer el discurso “Fraternidad y concordia” del señor Javier Sancho Bonilla, embajador de Costa Rica, al presentar recientemente sus credenciales en Managua.

PUBLICIDAD

Por el profundo respeto que merecen los lectores, invito a concretar retórica y buena voluntad en acciones que deriven en soluciones prácticas e inmediatas, como las siguientes :

Como expresión del genuino interés de resolver los conflictos entre ambos países, los Gobiernos de Nicaragua y Costa Rica, deben promover un proceso de aproximación a través del diálogo al más alto nivel, que cuente con la participación de gobiernos amigos en calidad de testigos de honor y garantes del cumplimiento de las decisiones adoptadas. En el marco de este diálogo, debe reactivarse la Comisión Binacional, instancia a través de la cual se concreten las decisiones acordadas.

La búsqueda de establecer el clima de confianza y buena voluntad entre ambos países debe posibilitar la cooperación y coordinación de acciones de aprovechamiento y protección que eventualmente conlleve al establecimiento de un plan de acción binacional en todo el territorio de la cuenca del Río San Juan.

Una vez establecido este marco de entendimiento y de cooperación, y funcionando las instancias mixtas binacionales y la garantía del cumplimiento del plan de acción binacional, se harán innecesarias las demandas recíprocas que ambos Gobiernos han elevado a la Corte Internacional de Justicia. En consecuencia, será el momento de retirar dichas demandas de forma simultánea.

Estas líneas transparentes son solamente una invitación a trabajar en favor de la paz, el respeto, la cooperación, el desarrollo y el bienestar en la cuenca hídrica que compartimos y que nos hermana. Si es realmente lo que queremos, ¿qué estamos los ticos y los nicas dispuestos a hacer para lograrlo?

Salvador Montenegro Guillén. Director fundador, Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua, Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua

  • Comparta este artículo
Opinión

El río que nos une

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota