Opinión

No se rinda, señor ministro

Actualizado el 08 de mayo de 2017 a las 10:00 pm

El jerarca del MOPT no debe esperar la actua-ción de los diputados para hacer obra pública

Opinión

No se rinda, señor ministro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En una nota periodística del 13 de abril en La Nación y en una entrevista, el ministro de Obras Públicas y Transportes indica que los atrasos (algunas veces ridículos) de los procesos de expropiación para el desarrollo de infraestructura van a acabarse “de una vez por todas” con modificaciones legales impulsadas por su despacho.

El ministro no debe esperar la actuación de los diputados ni una nueva reforma a la ley de expropiaciones (ya se dio una hace menos de dos años). El Ejecutivo actual ya no tendrá iniciativa legislativa, sino brevemente en julio y durante dos meses después de las elecciones venideras. Para el ministro, ya será muy tarde. Incierto, además.

Se menciona en el artículo que las obras durante esta administración (Circunvalación norte, carretera a San Carlos, ampliación de puentes en la ruta 32 y en Lindora y el tramo de 26 kilómetros entre Sarapiquí y San Carlos) están atrasadas por la compleja legislación en materia de expropiaciones, y se señala una culpa compartida entre el Ejecutivo y el Poder Judicial, que las tramita, con lo cual un proceso, que en teoría podría durar ocho meses, tarda varios años.

Colaboración y coordinación. Manos a la obra, señor ministro. Sí se puede. Usted mismo señala la ruta: colaboración y coordinación entre el Ejecutivo y el juzgado contencioso donde se tramitan los procesos. Visítelos todos los días 15 minutos, sígales el trámite a los expedientes, solicite al juez diligencia en los que están listos para el siguiente paso.

De previo, asegure que el personal especializado lleve a cabo diligentemente los procesos de confección de planos catastrales y de avalúo administrativo, funcionarios que, en demasía, tiene el ministerio.

Los recursos para el pago de las expropiaciones existen desde antes, por lo tanto, no hay razón para el atraso en llegar al juzgado. Logre, señor ministro, que el auto inicial que ordena la expropiación y la puesta en posesión se dé sin tardanza (debe darles seguimiento a los casos uno por uno). No es una ciencia oculta ni es un imposible. Es algo a lo cual hay que ponerle ganas, constancia, metodología y coordinación. Si hubiera conciencia del apuro, puede hacerse en mucho menos de ocho meses, ¿verdad, señor ministro?

Usted puede no solamente sacar adelante la tarea en los procesos que se dice obstaculizan su trabajo de desarrollo de infraestructura, sino también dejar en funcionamiento un proceso que asegure que no se pueda, hacia el futuro, invocar los trámites de expropiación como causantes de atrasos en obras públicas. Sería un muy importante legado de su parte.

Ley vigente. El ministro añora lo que sucede en Colombia, en donde se cobra a los beneficiados, con la plusvalía de un trabajo público, parte del costo de las obras que la generan y, nuevamente, indica que para eso se necesitan reformas a la ley. No, señor ministro. La ley de planificación urbana (artículo 71) dispone, desde 1972 y para terrenos urbanos, una tasa de valorización para recuperar esos costos.

Ninguna administración se ha atrevido a aplicar la normativa. Hágalo ahora que puede y será también un gran salto en beneficio del desarrollo equilibrado del país.

El autor es exdefensor de los habitantes.

  • Comparta este artículo
Opinión

No se rinda, señor ministro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota