3 mayo, 2016

En lo que se ha convertido una práctica usual, en especial cuando se trata del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), La Nación distorsiona una vez más la información en torno al caso Hidrotárcoles, falsea los datos y atribuye a la institución acciones que no ha ejecutado.

Me refiero específicamente al artículo “Jueza obliga al ICE a seguir con hídrica en Turrubares”, publicado el viernes 29 de abril.

Es falso que la “Institución había puesto fin al contrato para energía por atrasos de empresa”. Lo que inició el ICE fue un procedimiento administrativo de resolución del contrato el 3 de diciembre pasado, el cual ha seguido en vigor. La Unidad Supervisora del Instituto ha estado permanentemente en el lugar, en cumplimiento del contrato.

Es falso que se ordenara “al ICE continuar con el Proyecto Hidroeléctrico Capulín”. La construcción no se ha concluido por atrasos atribuibles únicamente al contratista y el plazo de finalización de la construcción se encuentra vencido desde el 1.° de agosto del 2015.

Es falso que el proyecto Hidrotárcoles haya sido declarado de interés público por la jueza, porque no tiene potestad para hacerlo. Lo que hace es acoger la medida cautelar planteada por la empresa, para lo cual se refiere, en el objeto de la solicitud de medida cautelar, a los argumentos expuestos por la empresa.

Es falso que el ICE haya “enviado oficios al Banco Nacional solicitando detener los desembolsos que esa entidad realizaba”, porque no tiene injerencia, potestad ni responsabilidad respecto a dicha decisión. Tal y como lo señaló, el 18 de febrero pasado, el Tribunal de Apelaciones de lo Contencioso Administrativo al dictar la resolución 70-2016 en la que indicó que el ICE no es parte de la relación del Banco e Hidrotárcoles.

Es falso que el ICE haya apelado “la decisión del Tribunal, razón por la cual se mantenía la paralización de los giros a Hidrotárcoles”. Lo que el Tribunal Contencioso resolvió fue acoger de forma provisionalísima la medida cautelar y otorgó tres días al ICE para referirse a lo alegado por Hidrotárcoles, para tener los elementos de juicio necesarios y resolver en forma definitiva dicha solicitud. El ICE respondió dentro del plazo concedido, pero aún el caso no ha sido resuelto por el tribunal al día de hoy.

Llama la atención que el periodista indique que el proyecto “se estimó inicialmente en $167 millones y se otorgó en licitación pública a Hidrotárcoles en abril del 2012”, cuando en realidad la firma del contrato de compra de energía con el ICE fue por un monto de $107 millones.

Carlos Manuel Obregón

Presidente ejecutivo del ICE

Etiquetado como: