Opinión

Una resolución que nos pone en aprietos jurídicos

Actualizado el 17 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Es necesario renovar la legislación en materia de competencia

Opinión

Una resolución que nos pone en aprietos jurídicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las condiciones impuestas en la Resolución RCS-291-2012 por parte de la Sutel para la compra de CableVisión por parte del ICE no se encuentran basadas en ninguna metodología seria de coste-beneficio (las condiciones son tan gravosas que son prohibitivas en el acto) y tiene graves errores conceptuales que generan un serio llamado de atención sobre la calidad técnica del fallo, pero, más grave aún, deja al descubierto los vacíos legales que hay en la Ley 7472 al no haber un ente especializado en competencia al que se le pueda apelar dicha resolución.

La Resolución se equivoca en lo fundamental al mal definir la conducta competitiva que desea analizar por cuanto la compra de Cable Visión por parte del ICE no es una fusión horizontal al ser el interés central de la operación unir dos mercados distintos (el de televisión por suscripción de CableVisión con el de electricidad y telecomunicaciones del ICE).

A la Resolución le falta rigurosidad al utilizar la figura de venta atada que para su configuración debe descartar la complementariedad que efectivamente se da en los servicios que ofrecen el ICE y CableVisión, lo que generaría economías de ámbito en beneficio directo del consumidor, conocido también como “paquetización”. Por ejemplo, si yo quiero solicitar un plan de Internet con el ICE y uno de televisión por suscripción con CableVisión podría ir a la misma agencia a solicitarlos. También me cobrarían una sola instalación en lugar de dos y a fin de mes, en lugar de hacer doble pago, tendré una cuenta consolidada.

No desaparece competencia ya que el ICE no ofrecía antes servicios de televisión por suscripción mientras que sí genera ahorros palpables tanto en facturación y gastos administrativos como ganancias indirectas en tiempo y calidad de vida del usuario, lo que la hace ir en contrapelo de las buenas prácticas de las agencias de competencia en el resto del orbe que no han prohibido la paquetización (incluyendo las de Chile en las que se han ido a capacitar las agencias de competencia de nuestro país en el pasado).

Efectivamente, tales eficiencias podrían lograr que el ICE reduzca los precios sin sacrificar calidad, generando beneficios tanto para los usuarios actuales de CableVisión como para nuevos hogares que deseen adquirir el servicio. Aún más, estas eficiencias también podrían ser generadas por actores como Claro que desean incursionar también en el mercado de televisión por suscripción. Entonces, ¿qué preocupa a la Sutel?

PUBLICIDAD

A la Sutel le falta profundidad para describir lo que le preocupa o los riesgos competitivos que piensa acarrearía esta operación. En su publicación en línea, de forma sorprendente pero cierta, no se detalla ningún riesgo anticompetitivo en concreto por lo que nos toca a los ciudadanos afectados por dicha resolución hacer el análisis faltante. Un riesgo, además del citado antes, podría ser que las hipotéticas reducciones en las tarifas no sean permanentes y que se hagan con el fin exclusivo de sacar a rivales del mercado, lo que en la jerga se conoce como “precios predatorios”. Los precios predatorios presuponen que las empresas con poder de mercado sacrifican rentabilidad presente con tal de sacar a rivales que le permita más que compensar con rentabilidad futura.

Medir precios predatorios es prácticamente imposible debido a la dificultad de rescatar los costos marginales de la contabilidad de la empresa.

Sin embargo, la teoría ha diseñado un ingenioso test para medirlo de forma indirecta (cfr. Motta, M. (2004), Competition Policy: Theory and Practice, Cambridge University Press).

Pero la Sutel no da indicios de haber aplicado el test ya que de haberlo hecho la conducta evidentemente no califica al ser CableVisión un actor minoritario y el ICE un entrante en este mercado, aunado al hecho de haber tantas otras empresas interesadas en entrar sin éxito –en parte, por trabas de la misma Sutel–.

Es necesaria la entrada en vigencia de nueva legislación en materia de competencia que permita remozar la actual, velar por la promoción y defensa de la competencia en todos los sectores de nuestra economía y garantizar el desarrollo de mercados que, como el de televisión por suscripción, desea competir, pero no lo dejan.

  • Comparta este artículo
Opinión

Una resolución que nos pone en aprietos jurídicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota