Opinión

La resistencia docente

Actualizado el 21 de abril de 2014 a las 12:00 am

Opinión

La resistencia docente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) impulsa un cambio en la metodología de trabajo de los primeros años escolares, específicamente en la enseñanza del Español, con la idea de lograr un aprendizaje más significativo del lenguaje y una mejor comprensión lectora.

Es un cambio importante e interesante. Pero, como siempre ocurre, las resistencias aparecen y algunos docentes no están aplicando el modelo, a pesar de las capacitaciones y asesoramientos que el MEP realizó.

No lo aplican por varios motivos. Unos, porque están acostumbrados a sus métodos tradicionales y se resisten a salir de su zona de confort; otros, porque fueron a las capacitaciones con una actitud displicente, o no pusieron atención, y no saben cómo dar el paso; los demás, porque no quieren.

Afortunadamente, una gran cantidad de estos docentes sí está empleando la nueva metodología, haciendo esfuerzos, porque el modelo implica una dinámica de aula distinta, como mucha actividad, con exigencias en creatividad, innovación, planeamiento y desempeño.

Habilidades y competencias. Analizando a distancia lo que ocurre, se percibe que, de una manera gradual, el MEP busca introducir en el sistema educativo costarricense el modelo de enseñanza por competencias. , Cclaro está que para ello le falta mucho, por ejemplo, en evaluación de desempeño, pruebas situacionales, fomento de habilidades y en elaboración de instrumentos que permitan medir el desempeño de los estudiantes.

La enseñanza tradicional se ha fundamentado en la información como si fuera conocimiento, la frase cajonera del docente fue: “eso ya lo vimos”, solo porque presentó la información superficial a sus alumnos. Pero la información no es conocimiento, hace falta mucho más.

La información llega a ser conocimiento cuando el estudiante la puede desmenuzar, comprender, interpretar, aplicar, utilizar, desarmar, rearmar y entender lo que pasa cuando cambia el ángulo de análisis.

Para llegar al nivel máximo de conocimiento, que es la competencia hay que pasar por la información, el conocimiento y la habilidad. Usted puede saber ¿qué es nadar? sin saber nadar;, luego, puede interesarse en el tema y llegar a conocerlo con lo a profundidad, sin saber nadar. Un tercer paso sería lanzarse al agua y desarrollar la habilidad de nadar.

, Ppero desarrollar la habilidad eso no significa que sea un nadador competente, para lograr ese nivel de aprendizaje, hace falta más:, es una suma de la teoría y la práctica, es además de saber y, además, entender. S, saber estar, saber aplicar, saber actuar…, en fin, saber aprovechar su conocimiento para desempeñarse exitosamente en una situación práctica.

Saber aprovechar. Por ejemplo en la enseñanza del inglés, no bastaría con responder ejercicios de llenar espacios o contestar preguntas, es necesario desempeñarse en una situación real donde el uso del idioma sea medular;, por ejemplo, responder a una entrevista en inglés, exponer un tema en ese idioma o interactuar con personas que solo hablan el inglés.

La enseñanza costarricense se ha conformado con el nivel de información, por eso los estudiantes lo olvidan todo, redactan muy mal, no comprenden textos, no saben ortografía, no hablan inglés, no saben investigar, no resuelven problemas, no detectan errores, no preguntan aunque no entiendan, no construyen conceptos, anotan lo que les dicen sin saber lo que significa y sin cuestionar, en fin…… y la lista es larga.

El sistema sde mueve hacia las competencias, igual que ocurre mundialmente; , pero en ese tránsito van a aparecer las resistencias, son parte del proceso, es lo normal cuando el paradigma cambia., Si usted es educador o educadora, ayude., Nno porque siempre lo haya hecho de una misma formaforma, significa que no existan métodos mejores. DeleDéle a la niñez, a sus alumnos la oportunidad al cambio, , es lo mínimo que puede aportar, porque es innegable que el modelo actual requiere una cirugía profunda.

  • Comparta este artículo
Opinión

La resistencia docente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota