Opinión

Un reglamento para beneficio del consumidor

Actualizado el 17 de junio de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Un reglamento para beneficio del consumidor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En un entorno de creciente apertura comercial, muchas economías del mundo han visualizado en el comercio un dinamizador. Para el 2011, las exportaciones mundiales de mercancías contabilizaron $17.816 miles de millones y las importaciones $15.077 miles de millones. En este contexto, las regulaciones adoptadas por los países para asegurarse productos de calidad y seguros adquieren cada vez más relevancia. Entre estos, están los reglamentos técnicos, incluidos en el Acuerdo de Obstáculos Técnicos al Comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La aplicación de reglamentos técnicos permite alcanzar una serie de objetivos legítimos de los consumidores, más que crear barreras al comercio. Mediante estos instrumentos buscamos la protección de la salud o seguridad humanas, la protección de la vida, la salud animal o vegetal y la preservación del medio ambiente, entre otros.

Las características de sismicidad de nuestro país obligan a ofrecer al mercado materiales de construcción con especificaciones que generen las mayores condiciones de seguridad. El Código Sísmico es fundamental como guía para crear una cultura constructiva segura, pero la varilla se constituye en pieza fundamental en cada construcción y no todo el producto ofrecido actualmente en el mercado cumple lo que el Código estipula.

Es con este espíritu que la Cámara de Industrias de Costa Rica participó en el proceso de elaboración de lo que hoy es el RTCR 452:2011 Barras y alambres de acero de refuerzos para concreto, especificaciones. En este proceso participamos los agentes económicos que de una u otra manera intervenimos en la producción, importación, comercialización y uso de las varillas de construcción, ya sea directamente o en representación de otros. En el grupo de trabajo había representantes de la industria nacional, de la construcción, importadores, profesionales y laboratorios, entre otros, por lo que resulta poco razonable pensar que el proceso de elaboración discriminó a alguno. Más bien fue un proceso abierto y transparente Luego de este proceso, se abrió un periodo de consulta pública nacional por 10 días y durante 60 días, el proyecto estuvo en consulta en la OMC. Ninguno de los miembros de ese organismo halló inconsistencias ni argumentos para señalarlo como una posible barrera al comercio.

Aun así, la entrada en vigencia se pospuso más de un mes por solicitud de algunas partes interesadas, disconformes con el contenido del Reglamento Técnico. Este periodo se utilizó para aclarar las dudas y demostrar que el país cuenta con suficiente infraestructura de la calidad, amparada al Sistema Nacional para la Calidad, que les permite a los agentes económicos cumplir lo dispuesto en el reglamento. Se demostró también que productores de terceros mercados tienen acceso en sus países de origen a instrumentos de evaluación de la conformidad como los incluidos en dicha normativa.

PUBLICIDAD

Sin embargo, y a pesar de lo expuesto, una medida cautelar interpuesta por la Cámara de la Construcción imposibilitó de nuevo la entrada en vigencia de esta disposición el pasado viernes 24 de mayo, con lo que se pierde la posibilidad de que el país utilice únicamente varilla de construcción acorde con las especificaciones dadas en el Código Sísmico nacional.

Desafortunadamente, estamos poniendo obstáculos para que el país transite por una vía en donde la calidad y seguridad de un producto es más importante que los intereses particulares.

Por ese motivo, apoyamos al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) en todo lo actuado; además, apelamos a una pronta atención a este proceso administrativo para que se puedan aclarar, lo más pronto posible, las quejas planteadas, y el país demuestre que es capaz de construir un equilibrio entre la apertura de mercados y la protección y la seguridad del consumidor.

  • Comparta este artículo
Opinión

Un reglamento para beneficio del consumidor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota