En 72 de 81 cantones, el multipartidismo afecta la toma de decisiones en los gobiernos locales

Por: Karen Porras Arguedas Hace 6 días

Los resultados del índice de gestión municipal (IGM) de la Contraloría General de la República (CGR), del 2016, según el editorial de La Nación del 29 de noviembre, mostraron un “retroceso generalizado” que trasciende las diferencias económicas, geográficas y poblacionales de los 81 cantones.

La Unión Nacional de Gobiernos Locales considera fundamental detallar las razones que podrían alimentar ese retroceso, que no necesariamente están consideradas en la evaluación.

Metodológicamente, solo podemos comparar resultados en el periodo 2013-2016. Asimismo, en términos de verificación, según la misma CGR, las notas de las municipalidades en este año se vieron afectadas por la “revisión de la totalidad de los expedientes electrónicos que respaldan las respuestas de cada uno de los indicadores, así como de la documentación aportada por la municipalidad para el año evaluado”.

Adicionalmente, la medición se llevó a cabo durante un periodo de cambio de autoridades locales en las municipalidades. El periodo 2016 tiene cuatro meses que pertenecieron a una administración, 2006-2010, y ocho meses a los nuevos alcaldes y regidores elegidos en el 2016. Esto significa que la anterior administración dejó programado el presupuesto con los programas y proyectos asignados, situación que pudo afectar la ejecución a las nuevas autoridades.

En las últimas elecciones municipalidades, los concejos quedaron conformados de forma multipartidista, lo cual hizo que la negociación se volviera más compleja y exista mayor dificultad en la toma de decisiones para la ejecución de los proyectos.

Estructura. Para ilustrar lo anterior, cabe destacar que para el periodo 2016-2020 únicamente doce concejos municipales cuentan con una conformación donde existe mayoría calificada de un partido político. Asimismo, en 72 concejos municipales, que tienen entre 5, 7 o 9 miembros, coexisten al menos 3 partidos políticos. El caso extremo lo constituyen las municipalidades de Barva y Tarrazú, donde cada puesto en el Concejo Municipal es ocupado por un partido político diferente.

Como tercera razón significativa, sobre el mantenimiento de las vías cantonales, el promedio se redujo más significativamente respecto al 2015. Ello se debió a que las transferencias derivadas de la Ley 9329 entraron en vigor en el 2016. Sin embargo, no es hasta el 2017 que entraron a regir los reglamentos de la mencionada ley, por lo cual muchas municipalidades, sumidas en la incertidumbre, evitaron ejecutar en este ambiente los presupuestos asignados.

A esta transferencia se sumaron potestades nuevas dadas a los gobiernos locales, como la de reorganizar sus departamentos de atención vial para un mejor aprovechamiento de los recursos. Esta capacidad de reorganización se ve atrasada por la rígida presupuestación anual.

En este tema, en múltiples ocasiones, ha sido determinado como un factor clave, en la afectación de la ejecución, el hecho de que la programación y la transferencia de los recursos no sigue un calendario estricto de la Tesorería Nacional, pues depende de la recaudación del impuesto a los combustibles, establecidos mediante la Ley 8114 y la tramitación de proyectos ante el MOPT.

Coordinación. Finalmente, es importante ahondar en que los indicadores objeto de medición en el IGM en gran medida tienen relación directa con la coordinación intergubernamental e interinstitucional en el territorio.

Es decir, con la capacidad de articulación que exista entre las instituciones del Gobierno Central, del gobierno local, de instituciones autónomas y otras, para llevar adelante intervenciones públicas de alto impacto en los territorios. Hacemos un llamado general a las instituciones públicas para procurar el desarrollo de los cantones.

De cuatro ejes que evalúa el IGM 2016, únicamente el primero se relaciona directa y exclusivamente con competencias municipales. Los tres restantes involucran a otras instituciones públicas que conviven en el territorio con el gobierno local.

Debemos, las instituciones gremiales y asociativas del régimen municipal, considerar los resultados del IGM 2016 y evaluarlo a la luz de factores endógenos y exógenos adicionales a lo anteriormente expuesto, que afectan los resultados generales del sector municipal en esta medición.

La autora es directora de la Unión Nacional de Gobiernos Locales.