Por: Diego Bosque 29 abril, 2016

En la edición del 11 de abril, este diario publicó que la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) hacía ocho años no daba mantenimiento a los 121 kilómetros de canales de Tortuguero. La información apareció en un artículo bajo el título “Sequía trae zozobra a canales de Tortuguero”.

La afirmación procede del gerente de Desarrollo de Japdeva, Jorge Soto, quien la hizo durante una entrevista otorgada tres días antes, el 8 de abril. El funcionario expuso, también, que debido a la falta de recursos y equipo las vías fluviales no fueron dragadas en ocho años. La conversación está grabada.

Soto expresó que para remediar la situación se firmó un convenio con la Corporación Bananera Nacional (Corbana) a fin de arreglar la draga –averiada desde hacía ocho años– y así retomar la labor de limpieza de los canales. Dicha tarea se reactivó el 4 de abril.

Sorprende entonces que una semana después la presidenta ejecutiva de Japdeva, Ann McKinley, refutara la publicación y desmintiera el abandono de los canales.

En un derecho de respuesta enviado al diario, la jerarca asegura que la entidad ha podado la vereda de los canales y sacado del cauce árboles que impiden la navegación.

McKinley señaló que el dragado se dejó de hacer, pero solo por cuatro años, no por ocho, y menciona el convenio con Corbana referido por Soto.

La Nación solicitó desde el 8 de abril una copia de las bitácoras de mantenimiento de los canales, pero hasta este momento la información no ha sido entregada.

Expuestas las versiones, surge la duda de quién dice la verdad en Japdeva.

McKinley no desmiente a este diario, desmiente a su subalterno y deja ver ante la opinión pública serias fallas en la comunicación interna de la institución que dirige.

Como periodista comprometido con la verdad, puedo garantizar que lo publicado se apega a la versión del gerente, entrevista que –insisto– fue hecha en persona y cuyo contenido quedó grabado.

El audio completo de la entrevista está en nuestra página en Internet, en aras de facilitar a los lectores acceso a la fuente primaria de nuestro reportaje.