Debemos profundizar en la relación entre la psique o mente y los cuerpos materiales

 11 septiembre

Antes de entrar en la discusión central de este tema, quiero definir el concepto de milagro. Este es un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural o de origen divino. Agrego, que un verdadero milagro no debe ser solo un hecho extraordinario e inexplicado por la ciencia, sino que esta nunca podrá explicarlo.

Acerca de los milagros hubo pronunciamientos de filósofos de la talla de David Hume y Thomas Paine. Hume escribió en su libro Investigación sobre el conocimiento humano : “Cuando alguien me dice que ha visto volver a la vida a un muerto, inmediatamente me pregunto qué es más probable: que esta persona me engañe, que se engañe a sí misma o que el hecho que relata haya sucedido realmente. Comparo un milagro con otro y, según la superioridad que descubro, me pronuncio. Siempre rechazo el milagro mayor. Si la falsedad de este testimonio fuera más milagrosa que el acontecimiento que relata, entonces y no antes, podría contar con mi convencimiento u opinión”.

Paine parafraseó a David Hume cuando dijo: “¿Qué es más probable: que la naturaleza salga de su curso o que un hombre cuente una mentira?”. Y seguía: “En nuestros tiempos, nunca hemos visto que la naturaleza se salga de su curso. Pero tenemos buenas razones para creer que se han dicho millones de mentiras al mismo tiempo. En consecuencia, la probabilidad de que el comunicante de un milagro diga una mentira es, al menos, de varios millones a una”.

Explicaciones. Dos caminos son considerados como fuente de curación de las enfermedades, la medicina y sus médicos y las entidades sobrenaturales (santos, santones, vírgenes, ángeles, brujos, etc.). En muchos de los casos de la medicina y en todos los casos donde hay presencia de lo sobrenatural, la población cataloga a las curaciones como milagros. Sin embargo, la psique o mente está presente irremediablemente en todos los casos.

Se examinará el primero de los caminos de curación. Aunque la psique o mente no es un concepto aceptado por la medicina, se considera que esta existe y es una energía no localizada.

Los estudiosos de las ciencias de la salud saben y están convencidos de que la psique o mente puede afectar al cuerpo, que algunas personas mejoran cuando creen, aun en forma equivocada, que están recibiendo tratamiento médico. Este efecto se denomina placebo.

El poder de la psique o mente es inimaginable. Cuántas personas enfermas se sienten aliviadas con solo entrar al consultorio del médico, o al recibir una pastilla de azúcar como medicamento simulado, o al colocarse una cruz de “agua bendita” en una herida, etc.

Las facultades médicas le han restado importancia al efecto placebo, a fin de que los estudiantes utilicen herramientas de la medicina moderna como los fármacos y la cirugía.

Esto, para mí, es un error, este debería ser un tema de estudio profundo y de reconocimiento al poder de los recursos interiores del ser humano.

A veces creo también que la psique o mente ha sido descartada en medicina, no solo por el pensamiento dogmático de quienes la dirigen, sino por consideraciones económicas.

Si el poder de la mente puede curar las enfermedades del cuerpo, ¿para qué iríamos al médico?, es más, ¿para qué compraríamos medicamentos? No descarto que muchas de las curaciones han sido todo un éxito por las técnicas y pericias del médico, pero la psique o mente del paciente es prescindible.

Religiones. En el segundo camino de las curaciones, se sabe que los milagros son importantes para las religiones y sectas, no solo para apoyar el carácter divino del mensaje, sino para atraer a la gente. Son muchos los grupos religiosos a los que les interesa describir las intervenciones de Dios en los asuntos humanos, ya que esto alienta lo que un creyente común quiere: que le ayude a él en esta vida y que le garantice la otra. Y, de hecho, se cuentan innumerables historias de intervenciones divinas, milagros realizados por Dios mismo o por intermediación de algún siervo pretérito o contemporáneo. Se cuentan, pero nunca se ha probado un milagro con rigor científico.

Es cierto que hay curaciones espontáneas, infrecuentes y llamativas, pero sin estudiarse nunca el mecanismo de la curación. Esto último hace que no se puedan proclamar que se han violado las leyes naturales.

En muchas de ellas la psique o mente de las personas han utilizado “un placebo” inmaterial o espiritual, como es un ángel, un santo, una virgen, etc. y a base de sugestión y fe se han sanado. Y luego de la sanción le endosan el milagro a ese placebo inmaterial o espiritual, sin considerar el poder de su propia psique o mente sobre su cuerpo.

En fin, debemos profundizar en la relación entre la psique o mente y los cuerpos materiales. Estas relaciones son capaces de modificar la fisiología o funcionamiento de nuestro cuerpo ¡y curarnos!

El autor es científico.