El proyecto de refinería y su viabilidad económica

Contar con una refinería moderna aumentará el grado de seguridad energética del país

Últimas noticias

Con relación a las apreciaciones manifestadas por el abogado Juan José Sobrado en su comentario publicado el 10 de agosto, bajo el titulo “Viabilidad económica de una refinería”, aprovecho la ocasión que me brinda para referirme a otros elementos claves que deben tenerse en consideración cuando hablamos de un proyecto como el que se propone dentro del plan nacional de energía: construir una refinería a 60.000 barriles diarios.

El mercado mundial de los hidrocarburos es uno de los más complejos pues es afectado por la especulación bursátil, los movimientos financieros de fondos de pensiones, el mercado del transporte marítimo, el valor del dólar, el cambio climático, desastres naturales, sus niveles de inventarios, y por factores geopolíticos.

El precio del petróleo no responde únicamente a factores de la oferta y la demanda. Históricamente el mercado se ha visto influenciado por poderosos carteles: primero, por el denominado de las “siete hermanas” y a partir de los 60 por la OPEP.

Síndrome económico reverso. Se dice además que en la industria del petróleo se da un síndrome económico reverso, ya que, cuando sus precios aumentan los ingresos de los países productores se incrementan tanto que no tienen incentivo para aumentar la producción y, por el contrario, cuando bajan muchos países petroleros se ven en la necesidad de aumentar la producción para satisfacer sus compromisos financieros.

La situación se hace más compleja a partir del momento en que el petróleo se empezó a cotizar en bolsa a partir de los 80 ya que, aunque introdujo la transparencia de los precios, antes casi secretos, dio origen a la especulación masiva, como ocurrió en el 2008 cuando los precios llegaron a $147 por barril sin que escaseara un solo barril de petróleo. Explico lo anterior para aclarar que los precios no se fijan en función de los costos. De ser así, el precio del petróleo sería una fracción de lo que es.

De igual forma, en la actividad de refinación los costos no determinan los precios de venta de los productos terminados. Puede haber refinerías muy grandes y eficientes, más no por eso venden los productos a precios menores.

Por la compleja estructura del mercado, a pesar de que Recope cuenta con profesionales expertos que lo han seguido por años y conocen la tecnología de la industria, se ha decidido contratar la realización de un estudio de factibilidad a empresas especialistas en la materia.

Esto en virtud de la elevada inversión y la importancia que la construcción de una refinería nueva y moderna supone. En las próximas dos semanas dicho estudio se estará adjudicando por parte de Soresco (la empresa conjunta), y la refinería se construiría si su rentabilidad supera el 16% conforme se convino en el contrato suscrito entre los países socios.

Además, las grandes refinerías con patrones de refinación sofisticados tecnológicamente pueden ser muy eficientes, esto no significa que refinerías de menor tamaño no sean rentables. La existencia de muchas de ellas demuestra lo afirmado. En los Estados Unidos el 20% de las refinerías es de menos de 100.000 barriles diarios de capacidad.

Por otro lado, la evolución tecnológica que han sufrido los procesos de refinación permiten precisamente que estas se configuren de tal manera que su estructura de producción se ajuste a la demanda del mercado meta.

En estos procesos se modifica químicamente el petróleo crudo que se extrae de los yacimientos y se transforma en los combustibles que conocemos.

No se trata de simples destilerías, pero sí de plantas muy complejas.

No aumentará el precio. Finalmente, quiero anotar que tampoco los consumidores pagarán un mayor precio, por dos razones fundamentales. Primero, porque el proyecto se desarrollará solamente si es rentable y, segundo, porque la metodología de fijación de precios de la Aresep se basa en el concepto de paridad de importación y servicio al costo. Así que el excedente que este proyecto le llegue a generar a Recope, le será transferido al consumidor vía fijación ordinaria de precios.

Los beneficios que pueda generar el proyecto no serán de Recope, sino de sus propietarios: “los costarricenses”.

El contar con una refinería moderna aumentará el grado de seguridad energética del país y dará una mayor flexibilidad dentro del esquema de abastecimiento ya que se podrá tener acceso a una mayor variedad de crudos y, si fuera necesario por condiciones del mercado, a productos semielaborados.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: El proyecto de refinería y su viabilidad económica