Opinión

Un problema de peso

Actualizado el 03 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Es fundamental que niños y niñas aprendan buenos hábitos alimentarios

Opinión

Un problema de peso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En relación con los reportajes que de manera acertada ha realizado La Nación días atrás, sin duda alguna podemos concluir que la obesidad se ha convertido en uno de los principales problemas de la salud pública a nivel mundial, el cual afecta por igual a todos los países, especialmente a los occidentales, entre los que destaca Costa Rica, que no puede hacer “la vista gorda” ante esta pandemia.

En nuestro país en las últimas décadas hemos descuidado las prácticas alimentarias deseables, provocando un cambio nocivo en los gustos nutricionales de toda una generación, transformándolos ya no en la generación “X” o “Y”, sino en la generación “XXL”. Recientemente en el XII Congreso de Salud y Nutrición del país, se dio conocer la alarmante cifra de que en nuestro país, más del 60 % de los adultos costarricenses son obesos.

Sobre este mal, en el año 2010 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), conceptuó este problema de salud como “enemigo público número uno”, exhortando a países como Estados Unidos y México a implementar medidas de urgencia dado que las altas cifras de obesidad con la que cuentan.

En estas naciones uno de cada tres ciudadanos padecen de esta enfermedad, lo que representa una enorme carga para sus Gobiernos en gastos de atención medica (25% más altos que para personas de peso normal).

Ante este panorama tan gris calificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el epíteto de “pandemia no infecciosa”, deben tomarse medidas urgentes e integrales, que conduzcan a una reducción gradual de las cifras.

Hace unos meses atrás, atinadamente, se decretó la prohibición de vender alimentos con abundante contenido calórico y altamente procesados en las sodas y comedores de las escuelas, lo cual, sin duda, ha sido un logro de este Gobierno y un ejemplo a seguir por países industrializados y con el mismo problema, pero que han fracasado al tratar de implementar políticas similares, dados los grandes intereses de las industrias alimentarias.

Sin embargo, de continuar este panorama, se deberá estudiar la posibilidad de grabar los alimentos con elevado contenido calórico, así como la comida chatarra, y los que portan grasa “trans” ya que irónicamente son más baratos y fáciles de adquirir que la comida sana.

PUBLICIDAD

Los esfuerzos deben ir de la mano con una campaña educativa, el “aprender a comer”; es fundamental que los niños lo aprendan desde la escuela, así como la importancia del ejercicio a través del fortalecimiento de los programas de educación física.

También debe buscarse una mayor cooperación entre el Gobierno y la empresa privada para combatir esta grave amenaza a la salud pública, con estrategias de prevención que estimulen mayores campañas de promoción de la salud, la regulación gubernamental sobre el tema y el seguimiento adecuado de los pacientes obesos que engrosan las cifras de Costa Rica y de toda una generación mundial de nuevos obesos.

  • Comparta este artículo
Opinión

Un problema de peso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota