Opinión

El problema del arsénico en Bagaces

Actualizado el 20 de julio de 2013 a las 12:01 am

Opinión

El problema del arsénico en Bagaces

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quiero referirme a la forma en que se ha venido manejando una situación de salud pública localizada, y digo localizada y cuantificada, porque así lo reflejan los estudios e informes de Acueductos y Alcantarillados.

“El arsénico es un elemento natural que se encuentra en la tierra y entre los minerales. Los componentes del arsénico se usan para preservar la madera, como plaguicidas y en ciertas industrias.

El arsénico forma parte del aire, el agua y la tierra mediante el polvo que se lleva el viento. También puede penetrar en el agua debido a los desbordamientos”, dice una definición útil para estos efectos.

Una persona puede quedar expuesta al arsénico al ingerirlo en pequeñas cantidades en los alimentos, el agua o el aire, al inhalar aserrín o humo cuando se queman maderas tratadas con arsénico, al vivir en un área con altos niveles de arsénico en las rocas o al tener un trabajo en el que se produzca o se use arsénico.

La exposición al arsénico puede causar muchos problemas de salud. La exposición por tiempo prolongado, a niveles bajos, puede cambiar el color de la piel. Puede causar callos y pequeñas verrugas. La exposición a niveles elevados puede provocar la muerte.

Entre las causas principales de su presencia en el agua está la disolución del mineral hallado naturalmente en el suelo por donde fluye el agua antes de ser captada para uso humano; o bien, por vía antrópica, contaminación industrial o por pesticidas.

Solo un estudio científico hecho por expertos hidrogeológicos puede determinar las verdaderas causas de la presencia del elemento en la localización definida por el AyA. Es lamentable ver como los “líderes” de Bagaces, a través de los medios de comunicación, han hecho una campaña nociva y contradictoria con el desarrollo social y económico del cantón.

Los problemas no se tratan de esa manera, ahuyentando el turismo, alejando la actividad económica y desprestigiando al cantón.

Este no es un problema nuevo en el mundo. Sabemos que en América del Sur existen aguas expuestas y no muy lejos de Bagaces, en San Carlos de Alajuela. Es increíble ver un reportaje de televisión donde el argumento es que las cabinas del lugar están vacías y que las causas son antrópicas, cuando la explicación de esas causas provienen de personas que apenas saben que el arsénico esta en la Tabla Periódica.

PUBLICIDAD

Los dirigentes de Bagaces no han podido reunir a las personas indicadas para explicar científicamente las causas reales y así tener alternativas de solución.

Como Bagaceño, propongo que los políticos se alejen de este tema y que la Municipalidad lidere una comisión técnica de científicos compuesta por el SENARA, ICE, AyA y Ministerio de Salud. A partir del informe, se deben valorar las alternativas.

Por otro lado, es necesaria una campaña para aclarar que Bagaces puede ser visitado sin ningún riesgo, que nadie se va a envenenar y nadie va a morir porque conozca el cantón ecológico.

La gran pregunta que nos hacemos algunos es: ¿existe un problema? Más bien, diría que hay una situación por resolver y se tiene que dimensionar con la seriedad y el profesionalismo debido, porque no se puede seguir con alarmas estadísticas mal manejadas, sin un análisis científico y una investigación completa.

Con el respeto que merecen muchos dirigentes, a quienes conozco, debo instarles a tomar acciones razonables y bien meditadas sobre estrategias que resuelvan la situación en lugar de generar un problema.

  • Comparta este artículo
Opinión

El problema del arsénico en Bagaces

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota