Opinión

La premiada ciencia 2.0

Actualizado el 23 de diciembre de 2013 a las 05:08 pm

Opinión

La premiada ciencia 2.0

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Agenda

El Teatro Torres si abrirá estos días

Para vacacionistas: El Torres ofrecerá una temporada especial para quienes quieran aprovechar su tiempo libre viendo teatro.

En cartelera:Divorciadas evangélicas y vegetarianas se presentará del 1.° al 5 de enero a las 8 p. m. La obra Toc toc se verá del 26 al 5 de enero, todos los días a las 8 p. m.

Reservaciones: 2256-4265

La designación del Premio Nobel de Química 2013 tiene alcances más allá de los aparentes. A Martin Karplus, Michael Lewitt y Arieh Washel se les premió por el desarrollo de modelos informáticos para entender cómo ocurren ciertas reacciones y procesos químicos. Pero, más allá de eso, constituye un premio al desarrollo de una nueva forma de hacer ciencia.

La novedad consiste en la utilización de grandes colecciones de datos para generar y transferir nuevos conocimientos en los diferentes campos del saber aprovechando los avances en las tecnologías de información y comunicación, la infraestructura del almacenamiento de datos a gran escala y la computación de alto rendimiento.

Hoy se desarrollan diversos experimentos a partir del análisis intensivo de bases datos abiertas y gratuitas, que permiten a los científicos ampliar la escala de las investigaciones, explorar y establecer relaciones con otros campos, visualizar patrones no vistos anteriormente, y formular y probar nuevas hipótesis y modelos. En la ciencia de hoy en día, la computadora es tan importante como el tubo de ensayo en un laboratorio tradicional.

De alto nivel. La ciencia 2.0 o ciencia abierta, como también se denomina, representa una gran oportunidad para que países como Costa Rica desarrollen investigación de alto nivel. Gracias a ella, a pesar de las limitaciones de infraestructura y equipos, se cuenta con el recurso más importante para hacer ciencia: brillantes científicos con capacidad de plantear buenas preguntas.

Sin embargo, el aprovechamiento de estas oportunidades depende de que se superen algunos retos colaterales como la forma en que la investigación académica es apreciada, financiada, desarrollada y evaluada, la infraestructura que se necesita y, principalmente, las nuevas habilidades y competencias que los científicos requieren para esta nueva era.

Los científicos de hoy, además de poseer sólidas bases en sus respectivos campos, también deberán contar con buenos conocimientos en estadística, bases de datos, programación, diseño de algoritmos, computación en la nube y minería de datos, entre otros. Por eso, es fundamental que los programas curriculares de todas las carreras científicas y tecnológicas se complementen con formación en estos temas.

Asimismo, los resultados de las investigaciones financiadas con fondos públicos deberían ser, precisamente públicos y, por ende, libremente disponibles para otros científicos, los sectores productivos y la ciudadanía en general. Se pretende que la difusión del conocimiento tenga impactos adicionales en la innovación y que las empresas, por ejemplo, puedan utilizar los conocimientos de la ciencia y sus datos para crear nuevos productos y servicios.

PUBLICIDAD

Por todo lo expuesto, existe una demanda creciente para que los investigadores publiquen sus artículos científicos y resultados en revistas de acceso libre, repositorios institucionales o en el sistema tradicional con cargo a las agencias de financiamiento. Localmente ya se tomaron medidas para que el Fondo de Incentivos atienda esta premisa; no obstante, también es necesario readecuar los esquemas de incentivos y la evaluación de los investigadores de acuerdo con esta nueva tendencia.

La ciencia avanza y evoluciona, el conocimiento crece y se comparte. No hay excusas ni limitaciones para no asistir a esta fiesta. Están todos cordialmente invitados.

  • Comparta este artículo
Opinión

La premiada ciencia 2.0

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota