Opinión

El precio de la banda ancha fija en América Latina

Actualizado el 29 de mayo de 2014 a las 12:02 am

Opinión

El precio de la banda ancha fija en América Latina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los costos de la Internet fija en América Latina se redujeron significativamente en el periodo 2010-2013, en total un 58%, y el umbral de entrada al mercado para un hogar promedio ha tenido una variación significativamente menor, un 11%; de acuerdo con el Centro de Tecnología y Sociedad de la Universidad de San Andrés.

La metodología utilizada por este centro considera como servicio de acceso a Internet de banda ancha los planes cuya velocidad de descarga de los datos supera los 256 Kbps, y computa el precio mensual final. Su informe consistió en un trabajo de campo en el segundo trimestre del 2013, con 1494 planes en el segmento de banda ancha fija.

Costo y velocidad. Aunque se puede pensar que esta reducción de los precios de acceso a Internet ha sido significativa, en realidad no ha sido suficiente para acotar la brecha respecto a países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD). Pese a las buenas acciones de algunas naciones, en promedio, una conexión de 2.5 Mbps cuesta casi 3 veces más en América Latina respecto a los países de OECD.

El estudio se realizó con uno de los indicadores más utilizados en las comparaciones internacionales como lo es el precio del plan más barato (no empaquetado con otros servicios) ofrecido en cada país, indicador que representa el gasto mensual de cada familia.

Con los datos obtenidos se apreció que existe una gran dispersión de precios en la región, mientras que países como Panamá y Venezuela el precio de servicio básico de conectividad no supera los $10 al mes; en Argentina, Jamaica y México, supera los $25. Específicamente en México, donde los precios están un 55% por encima de la media regional ($20), mientras que en Costa Rica el precio es ligeramente inferior a la media regional, según se indica.

El estudio compara la velocidad de descarga de, al menos, 2,5 Mbps, y un tope de descarga de 2 GB, aunque en Latinoamérica, a diferencia de otras regiones, la mayoría de los planes en este segmento son de tarifa plana. Los datos confirman que hay una alta dispersión de precios, pero destaca el caso de Bolivia en el cual los precios están 4 veces por encima de la media regional de $73, correspondiente a la paridad del poder adquisitivo (PPP, por sus siglas en inglés).

Accesibilidad. La dispersión de este segmento es mayor que la de los planes básicos. Por ejemplo, el gasto mínimo que debe hacer un hogar en Nicaragua es de $115 PPP, casi seis veces mayor al de una residencia en Montevideo ($20 PPP).

Algunos países que han implementado iniciativas públicas de universalización de la banda ancha mantienen precios muy competitivos en este segmento de mayor velocidad de servicio, tal como Uruguay y Brasil; sin embargo, en el caso de Venezuela se hace evidente una amplia brecha entre el precio de los servicios subsidiados de conectividad básica y de los no subsidiados en los segmentos de mayor velocidad.

La brecha de los países de la región con respecto a los países de la OECD sigue siendo amplia. Si bien algunos países de la región tiene precios comparables a los de estos países, en promedio una conexión de al menos 2,5 Mbps cuenta casi 3 veces más en Latam ($73,6 PPP) que en la OECD ($27,2 PPP).

La oferta de servicios de mayores velocidades de descarga en la región de Latinoamérica es muy escasa ya que solo en 13 de los 20 países de esta región existen ofertas de conectividad residencial con velocidades superiores a 15 Mbps. Es el caso de países como Perú y Ecuador donde la oferta existe pero con precios altos, y la demanda es muy limitada. En este segmento la brecha de precios respecto a la OECD se eleva a 3,5 veces.

Por último, el estudio analiza la situación de los costos de acceso tomando como indicador el precio implícito de 1 Mbps de velocidades de descarga, y determina que en los países de mayor desarrollo de la región, como es el caso de Uruguay, Brasil y Chile, existe un amplio rango de precios de oferta como resultado de la estrategia de segmentación de mercado por parte de los operadores.

Este aspecto favorece la adopción en la medida en que los hogares pueden adecuar el gasto a sus preferencias de conectividad. En los mercados menos maduros (por ejemplo en la mayor parte de Centroamérica) el rango de precios de la oferta es significativamente menor, lo que desfavorece la adopción.

Tendencia a la baja. Para esta velocidad de descarga de 1 Mbps, existe una alta dispersión de precios dentro de la región: mientras que para un hogar en Montevideo o Sao Paulo el costo del Mbps de descarga puede ser inferior a $1 PPP (contratando un plan de alta velocidad), en un hogar en la ciudad de Guatemala debe pagar al menos $36 PPP por cada Mbps de velocidad de descarga (en el caso de La Paz, el precio llega hasta $82 PPP). Por lo tanto se concluye que este indicador refleja el déficit de inversiones en redes de alta capacidad en muchos de los países de la región.

Del análisis de los datos de este informe se desprende que el precio de descarga favorece a los países en los que se ofrecen planes de mayor velocidad, ya que llevan implícitos un costo menor por unidad de descarga y refleja la mayor brecha de precios con países de la OECD. Para un hogar en la OECD, el costo de 1 Mbps de velocidad de descarga puede ser de $0.51 PPP; mientras que en un hogar en Latinoamérica enfrenta un costo de al menos de $13,6 PPP. Es decir, casi 27 veces más.

Se puede concluir que, aun en los países de la región con mayor desempeño en el sector de las telecomunicaciones, que poseen ofertas de servicio de velocidad de descarga superior a 100 Mbps, el nivel inferior en el precio del Mbps de descarga es significativamente superior al promedio de la OECD. Tomando como ejemplo el nivel inferior en el precio de Mbps de descarga en Brasil y Uruguay, este es un 50% superior al promedio de la OECD, mientras que, en el caso de Chile, se duplica. No obstante lo anteriormente señalado, es importante resaltar la tendencia a la baja en los precios de estos servicios, producto de las medidas que ejercen en el promedio los países de la OECD con mayor desarrollo de servicios de FTTH (fibra al hogar) como Japón, Holanda y Suecia.

  • Comparta este artículo
Opinión

El precio de la banda ancha fija en América Latina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota