Opinión

Hacia una política nacional de ordenamiento territorial

Actualizado el 11 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

A disposición el borrador de la Política Nacional de Ordenamiento Territorial

Opinión

Hacia una política nacional de ordenamiento territorial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hacia una política nacional de ordenamiento territorial - 1
ampliar
Hacia una política nacional de ordenamiento territorial - 1

El ordenamiento territorial es hoy, un tema recurrente en la vida cotidiana costarricense; su sola mención desata interesantes discusiones y acalorados debates sobre su importancia y las diversas formas de implementarlo.

No obstante, este no es un fenómeno exclusivo en nuestro país. En las últimas décadas los países de América Latina le han dado al tema un sitio privilegiado en sus respectivas agendas de desarrollo. Este sitial de privilegio, ha sido aprovechado como una manera de revisar lo avanzado hasta el momento, y sobre esa base, replantear el camino para enfrentar retos de alta complejidad como son: la gestión del riesgo, la segregación residencial, el cambio climático y el aumento de la competitividad en los mercados globales.

Es suficiente con observar el abordaje que países como Ecuador, Brasil, Colombia, Honduras y El Salvador han realizado sobre el tema, para descubrir que la cuestión territorial (en sus diferentes abordajes), avanza rampante como un eje transversal a lo largo de la región.

Costa Rica no es ajena a este fenómeno. En los últimos años hemos sido testigos de esfuerzos muy valiosos en la materia, y sobre todo, de un renacimiento de la discusión asociada al tema urbano, que invita a la reflexión y al mismo tiempo a trabajar arduamente.

Metas del Gobierno. En el marco del Plan Nacional de Desarrollo y como producto del trabajo realizado por las instituciones del Sector de Ordenamiento Territorial y Vivienda, actualmente se encuentra a disposición de la ciudadanía el documento borrador de la Política Nacional de Ordenamiento Territorial (PNOT), en la Web del Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (www.mivah.go.cr). Este documento, producto de una serie de diálogos y discusiones entre las instituciones del sector (y otras con injerencia territorial), pretende convertirse en un acuerdo del Poder Ejecutivo, sobre las principales metas a las que el país debe abocarse a cumplir en el futuro.

El alcance de esta política no difiere de cualquier otra de largo plazo pues se inscribe en la necesidad de direccionar de forma coherente las acciones que cada administración decida emprender en su respectivo período, con el fin de lograr la continuidad de programas, proyectos y reformas, identificadas como estratégicas.

PUBLICIDAD

La política reconoce la complejidad del tema y la diversidad de factores necesarios a tomar en consideración, a fin de que el ordenamiento territorial se convierta en la expresión espacial de las políticas sociales, ambientales y económicas de la sociedad costarricense. Se basa en la puesta en común de una serie de metas que orienten el ejercicio administrativo de manera que se tomen decisiones coordinadas y articuladas, que garanticen que el bien colectivo de la sociedad prevalezca sobre el interés particular.

La PNOT posee tres ejes coherentes con una visión de desarrollo integral. Cada uno de estos ejes define una serie de metas a corto, mediano y largo plazo en diferentes ámbitos de la gestión territorial y cada eje determina una serie de metas país, cuyo paulatino cumplimiento significaría un aumento importante en la calidad de vida de todos los costarricenses.

El primer eje, denominado “calidad del hábitat”, hace énfasis en el derecho que tiene la población costarricense a vivir en asentamientos humanos que provean funciones residenciales, productivas y de servicios en un entorno seguro y libre de riesgo, en el marco de la promoción de ciudades compactas y sostenibles.

El segundo eje, denominado “protección y manejo ambiental”, busca impulsar el desarrollo nacional de forma sostenible, de manera que se protejan los recursos naturales, la diversidad biológica del país y el patrimonio natural y paisajístico. Es importante recalcar que en relación a este eje, el país ya cuenta con bastante camino recorrido, y con convenios internacionales suscritos en temas como cambio climático, diversidad biológica y degradación de suelos, los cuales constituyen importantes esfuerzos por fortalecer y retomar.

Por último, el tercer eje, denominado “competitividad territorial”, hace énfasis en tres situaciones que se revisten de gran importancia estratégica: la necesidad de que exista norma urbanística a escala local, regional y nacional, que esta normativa sea ágil y contemporánea y que cuente con los instrumentos y mecanismos de gestión que permitan efectivas transformaciones en nuestras ciudades.

Algunas de las 18 metas planteadas por la política son: disminuir las viviendas ubicadas en zonas de riesgo, alcanzar un promedio de 10m² de área verde por habitante (mínimo recomendado por la OMS), disminuir los GEI (gases efecto invernadero), producto del transporte público, acompañando esta meta de la práctica de sistemas de transporte público masivo y disminuir progresivamente la huella ecológica de nuestras ciudades.

PUBLICIDAD

Es innegable el papel fundamental que juegan los Gobiernos locales en la planificación de su territorio, pero más que hacer una lista de nuevas responsabilidades para las municipalidades, la PNOT apuesta a brindar a los municipios una serie de instrumentos que se constituyan en una “caja de herramientas” que les permita hacer autosostenibles los diferentes procesos de planificación territorial, y así, desde la estructura más cercana al asunto en cuestión, lograr las transformaciones necesarias en el territorio nacional.

Roy Allan Jiménez Céspedes. Arquitecto, Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos

  • Comparta este artículo
Opinión

Hacia una política nacional de ordenamiento territorial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota