Opinión

La política de los Reyes Magos

Actualizado el 08 de enero de 2014 a las 12:00 am

Opinión

La política de los Reyes Magos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los Reyes Magos, aparte de los regalos que nos inventamos y que muchos políticos copian en su facilismo del favor, le trajeron a la gente lo que necesitaban en su imaginario: la esperanza. Un salvador, un personaje que los liberara en el momento necesario. Los liderazgos apelan a esta necesidad tan humana de cambio y reivindicación.

Profetas, redentores, líderes religiosos y políticos pregonan las necesidades que eventualmente cubrirán.

En este tiempo de elecciones es bueno detenerse a escuchar qué tipo de soluciones ofrecen los candidatos a líderes políticos.

¿Realmente apuestan a soluciones para los ciudadanos, o sus programas están más orientados a soluciones para las empresas o para los socios? Pónganles atención, lean los programas y reflexionen sobre las diferentes propuestas.

Leyes, decretos, obras, tributos, proyectos…, todos deben estar enfocados ideológicamente hacia la ciudadanía porque para eso es la política: para vivir alrededor de la polis la mejor vida posible y no alrededor de las multinacionales o centros empresariales encadenados en flujos de producción para unos cuantos alrededor del planeta. ¿Esperanza, entonces, para quiénes? ¿Para los empresarios, los agricultores, los estudiantes, los artesanos, para todos o por sectores?

Esperanza. El pacto de la democracia es la esperanza para el que vota. Para el desempleado, la costurera, el chofer, los artistas, la madre y maestra, los migrantes, los maestros de obras, los enfermos, etc. Y esa es la esperanza de la democracia, que no se manipula tan fácilmente. La esperanza del pacto político primero: la ciudadanía.

Por eso, pienso en la flor y no en el pétalo a la hora de hacer política. Se construye para la totalidad y no para la parte. Para la integración y la autonomía, y no para la dependencia y el aislamiento.

Pensar en la educación es pensar en la autogestión, la moral y lasalud. Es fortalecer la relación con el cuerpo por medio de la educación física desde la educación preescolar. Pensar en las artes y la cultura es pensar en la identidad y los programas vinculados entre los ministerios. Pensar en las municipalidades es pensar en la comunicación y la responsabilidad social empresarial. Pensar en el desempleo es pensar en la reubicación conceptual de las instituciones. Pensar en política es recordar a los Reyes Magos no por su leyenda, sino por su comprensión de un hecho universal: el derecho a estar mejor, el derecho al bienestar del ser humano.

PUBLICIDAD

Y, para que esto ocurra, hay que votar pensando en la flor, y no en el pétalo, cuando se marque con X. La X del surco donde irá la semilla que usted elige.

  • Comparta este artículo
Opinión

La política de los Reyes Magos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota