Opinión

El poder de las fechas

Actualizado el 05 de noviembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

El poder de las fechas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alguien me dijo una vez que las fechas, esos días que nos recuerdan las buenas o las malas experiencias, no pueden ser más fuertes que yo. No estuve de acuerdo. No estoy de acuerdo. El 5 de noviembre siempre tendrá en mi vida el peso que merece.

Justo hoy hace cinco años, en el 2010, regresaba con mis compañeros Robert Miranda y Gilberth Montoya de una gira laboral en Guanacaste.

Llovía. Una sombría ruta 27 prometía un cierre de jornada no menos desolador.

Chocamos de frente contra un automóvil, y Gilberth nunca volvió (aunque para muchos de nosotros jamás se irá).

No todos los días se ve pasar la vida frente a los ojos, lo cual explica mi “relación complicada” con esa fecha.

A mí el 5 de noviembre me enseñó lo inútiles que son los infinitivos si no se conjugan con las personas correctas.

Entendí que reír-llorar, triunfar-fracasar, dar-recibir, resentir-perdonar son dicotomías que, con los años, terminan siendo la misma cosa si de lecciones se trata.

Aprendí a reconocer y cuidar a quienes se quedan para siempre y –un dato todavía más práctico– a tener claro con quiénes nunca voy a contar. Aun cuando esto último implique desprenderse de lazos afectivos –y hasta sanguíneos– que habríamos deseado que fueran eternos.

Empecé a dar más abrazos, a decir más “te amos”, a abrirles paso a las segundas oportunidades, a perderle el miedo al juzgamiento, a compartir más cafés y vinos conversados.

Intenté complicarme menos y, en su lugar, reírme más de mí y de mis circunstancias.

Resolví no esperar demasiado de las personas; no por pesimista, sino por el sano ejercicio de retomar el sentido común: los seres humanos pensamos y actuamos distinto, y, en esa lógica, resulta absurdo preguntarse quién de todos lo está haciendo mal.

Me decidí a presenciar la vida de frente, a deleitarme con la seguidilla de estampas que ilustra a diario la causa-efecto de caer y levantarnos.

Sería pretencioso decir que me convertí en mejor persona, pero sí en alguien con la aspiración de serlo.

Y más allá del sortilegio de saberme sana y lúcida para compartir estas líneas, el 5 de noviembre evoca en mí el abismo que existe entre estar viva y sentirme viva.

La autora es periodista.

  • Comparta este artículo
Opinión

El poder de las fechas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota