Opinión

Lo que los piñeros no han podido comprobar

Actualizado el 04 de diciembre de 2008 a las 12:00 am

 Nos oponemos al detrimento de nuestros derechos ambientalesy laborales

Opinión

Lo que los piñeros no han podido comprobar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El aumento del cultivo de la piña en nuestro país, especialmente en la región Brunca, Huetar Atlántica y Huetar Norte, ha generado cuantiosos impactos negativos, tanto ambientales como laborales y sociales, que han sido obviados por el Gobierno y por la Canapep.

Denuncias. Debido a estos impactos, diversas comunidades vecinas a las plantaciones piñeras, y algunas trabajadoras y trabajadores, han interpuesto denuncias. Las mismas versan sobre temas como violar las disposiciones establecidas por el Código de Trabajo en cuanto a las jornadas laborales y los salarios mínimos; cambiar el uso del suelo de grandes cantidades de hectáreas, destinadas antes a la protección del bosque y de los mantos acuíferos; trabajar sin contar con la viabilidad ambiental; invadir las zonas de recarga acuífera; irrespetar las áreas de protección de las nacientes y quebradas, y contaminar las aguas para consumo humano debido al uso indiscriminado de agroquímicos. En materia ambiental, según el artículo 19 de la Ley de Biodiversidad, la carga de la prueba le corresponde a quien se le acuse de haber ocasionado un daño al ambiente, lo cual hasta el momento los piñeros no han podido desacreditar.

Debido a estos hechos, muchas organizaciones, entre ellas Foro Emaus, Aseprola y Cedarena, han apoyado la ardua labor de denuncia. Estas organizaciones solo han intentado que se respete nuestra legislación, los instrumentos internacionales ratificados por Costa Rica y la Constitución Política.

Tico Verde. Se afirma que la empresa Tico Verde goza de viabilidad ambiental, pero nunca se explica cómo se obtuvo dicha licencia. Previamente a que la empresa contara con la viabilidad ambiental, la Setena había ordenado tres veces su paralización. La resolución No. 2500-2007-Setena estableció que “la empresa operó sin viabilidad ambiental por más de tres años, el factor erosión del suelo fue catalogado como severo, la contaminación del suelo por residuos líquidos de agroquímicos también fue considerado como severa, la contaminación de los cuerpos de agua por residuos líquidos, igualmente fue considerada severa; y la erosión de suelos, producto de la preparación de los mismos, también fue considerada severa”. Sin embargo, días antes de que se cumpliera el plazo dictado para el cierre técnico, dentro de la Setena se sufren algunos cambios de directivos. Luego de todos estos hechos, se le otorga la viabilidad ambiental a la empresa agroindustrial Tico Verde.

Violación de derechos. Nuestra intención nunca ha sido buscar eliminar una actividad productiva, pues es parte esencial de la creación del trabajo, pero este trabajo debe ser digno y estar conforme a derecho, es decir, la aplicación legítima de la ley debe primar en la contratación de las personas. A ustedes, los productores, les es permitido por ley organizarse, y así lo hacen en su cámara. ¿Por qué, entonces, muchas veces ese derecho no se les respeta a los trabajadores de las plantaciones piñeras? Debe quedar claro que nuestras organizaciones no están luchando por eliminar trabajos, sino por que estos estén acordes a la ley.

Así, creemos que tanto las comunidades como las organizaciones que las apoyamos, no nos oponemos a todo, sino al detrimento de nuestros derechos ambientales y laborales.

  • Comparta este artículo
Opinión

Lo que los piñeros no han podido comprobar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota