Opinión

Del país sin “ingredientes artificiales”

Actualizado el 10 de junio de 2013 a las 12:00 am

Ha ocurrido una degradación en la experiencia turística

Opinión

Del país sin “ingredientes artificiales”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Yo vivía en Colorado, EE. UU., la primera vez que vi los brochures y la demás propaganda hecha por el Instituto Costarricense de Turismo. El contraste entre el entorno en que vivía (acuérdense del partido de la “Sele” en la nieve de Colorado) y las fotos de cascadas cristalinas atravesando una selva verde oscuro, las playas blancas y libres de basura, las lapas con sus colores brillantes, hasta una foto de un jaguar caminando por la playa como si fuera la cosa más común del mundo, me impactaron de inmediato. Tanto así que las pegué alrededor del espejo en mi apartamento. Así que, mientras me veía en medio de imágenes icónicas de Costa Rica, decidí hacer un viaje al país “sin ingredientes artificiales”.

Conocí Costa Rica por primera vez en el 2000 durante un viaje de dos semanas y me enamoré por completo. Lo que es más, al haber regresado a Colorado, me di cuenta de que yo no era el único de mis compatriotas quien había recibido una experiencia “Pura Vida”. Comentarios como, “Yo también conozco Costa Rica. Fui con un grupo de amigos y nos divertimos a montones”, era común escucharlos. Así que conocer Costa Rica era como ser parte de un club especial. Tan buena fue la experiencia que hice otro viaje el siguiente año –y así viví por los siguientes 7 años, trabajando, ahorrando y finalmente gastando mi dinero en viajes al país “sin ingredientes artificiales–”.

Con este punto de referencia, yo puedo concluir, sin lugar a duda, que ha ocurrido una degradación en la experiencia turística. Ahora, cuando converso con alguien que ha hecho un viaje a Costa Rica, no es fuera de lo común que me digan, “También conozco Costa Rica; me rompieron el vidrio de nuestro rent-a-car y nos robaron la cámara”. ¿Sin ingredientes artificiales?

El país sigue promocionándose como el hogar de la gente más feliz del mundo, un país de paz, un país verde y azul –pero ¿dígame si se puede mantener esta imagen cuando conservacionistas de tortugas marinas están siendo asesinados, robados, amenazados con actos de violación por gente con armas de alto calibre? ¿Qué tipo de imagen crea el país al futuro turista cuando el vicepresidente de la República sale con unas declaraciones a CNN de que la zona donde asesinaron a Jairo Mora, protector de tortugas marinas, y en el que secuestraron a cuatro turistas, es bien conocida por estar bajo del control de los narcotraficantes?– Eso quiere decir que, mientras existe conocimiento gubernamental acerca del problema de inseguridad en ciertas playas de anidación de tortugas en peligro de extinción, el mismo país nos atrae, a través de sus anuncios colocados en mercados alrededor del mundo, a turistas internacionales para que participemos en este tipo de ecoturismo.

PUBLICIDAD

El país sigue lleno de una cultura única, selvas repletas de una biodiversidad sin comparar y otros tesoros esperando a ser descubiertos por el viajero inquisitivo. Pero no se puede seguir engañando al potencial turista para siempre.

¿Cómo sería mi experiencia ahora en el 2013 llegando a Costa Rica por primera vez? ¿Sería yo uno de los cuantos que pierden sus vuelos de regreso porque tienen que hacer fila en sus embajadas esperando un nuevo pasaporte porque se los robaron mientras tomaban un cafecito en las faldas de un volcán?

Si el país sigue su presente trayectoria, en un futuro cercano el mundo se dará cuenta de la yuxtaposición entre la promoción de un país “sin ingredientes artificiales” y la realidad de las imágenes que se cortan y se pegan en sus espejos dejará de existir.

  • Comparta este artículo
Opinión

Del país sin “ingredientes artificiales”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota