Opinión

Hay que ordenar el sector pesquero

Actualizado el 19 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Hay que ordenar el sector pesquero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica requiere un proyecto de ley sin discriminaciones, que ordene y regule la actividad pesquera del país. Como Cámara Costarricense de la Industria Atunera abogamos por esa iniciativa que debe incluir, entre otros aspectos, análisis técnico-científicos (no políticos), un reordenamiento de las zonas de pesca y el control obligatorio de toda esta la actividad en el mar.

Asimismo, debe contemplar la revisión y actualización de los cánones por licencias que se cobran a los diferentes sectores, para que esos recursos fortalezcan a las instituciones responsables de cuidar la riqueza marina y dejen de depender tanto de los recursos del Estado costarricense.

La solución no está en eliminar la pesca de atún de cerco de las aguas jurisdiccionales nacionales, como lo pretenden algunos sectores como el palangrero, el cual tiene operando en aguas costarricenses más de 350 embarcaciones con tamaños de eslora que alcanzan hasta los 24 metros lineales, con gran capacidad de pesca.

Estos sectores han venido lanzando argumentos para desvirtuar la pesca de atún de cerco, cuya actividad la controla y regula la Comisión Interamericana del Atún Tropical ( CIAT), de la cual Costa Rica es parte contratante por ley, y constituye la única pesquería en el mundo que ejecuta medidas estrictas a bordo de las naves para garantizar la conservación de las especies (biólogos observadores, control satelital, descartes, descargas, trasbordos, etc.)

Ese atún es el que procesa la industria atunera nacional, que abastece el 80% del consumo costarricense y exporta atún de clase mundial a Estados Unidos, Europa, Asia, Centroamérica y el Caribe.

Volúmenes anuales. En nuestras plantas se procesan volúmenes anuales promedio de 15.000 toneladas métricas de atún, y el 90% de ellas es capturado por la flota extranjera con licencia de pesca nacional, es decir, es atún costarricense. Así lo estipula el artículo 56 de nuestra ley de pesca número 8436.

La presión la ejercen estos señores sin considerar que una medida como la que piden arruinaría la industria atunera del país, que emplea en forma directa a 1.500 trabajadores, con una planilla anual que supera los ¢6.500 millones, a los cuales se suman más de ¢4.000 millones por cargas sociales y otros.

Además, todos los insumos requeridos –vegetales, envases, aceites, etiquetas, etc.– son producidos por empresas costarricenses que emplean, en conjunto, a más de 3.500 trabajadores.

PUBLICIDAD

Una tonelada métrica de atún procesada en nuestra industria, con un valor agregado nacional en empleos, energía eléctrica, transporte, empaque, comercialización y demás insumos nacionales, tiene un valor final promedio de $7.300.

Como industria atunera ofrecemos nuestra participación activa para lograr esa nueva ley, debido a que queremos seguir produciendo para Costa Rica atún costarricense.

  • Comparta este artículo
Opinión

Hay que ordenar el sector pesquero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota