Opinión

Polígono

Verde y negro

Actualizado el 12 de mayo de 2013 a las 12:00 am

deberíamos desear que no prospere la iniciativa de aprovechar la oportunidad para gestionar un convenio que les permita a los países centroamericanos la importación privilegiada de gas natural de Estados Unidos

Opinión

Verde y negro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ya ocurrió la visita del presidente Obama a Centroamérica y ahora los expertos en una gran diversidad de disciplinas pasarán varios años evaluando sus efectos inmediatos.

Mientras tanto, un vecino nuestro sin formación específica nos aseguraba, a principios de semana, que el gobierno de Costa Rica dejó pasar la oportunidad de asestarle un golpe irreparable a Daniel Ortega, algo que habría conseguido con solo proponer que la reunión de mandatarios tuviera lugar en Managua. Pero nunca se sabe.

No entendimos a qué se refería ese vecino. Por el contrario, una vecina cuyo amplio traspatio es uno de los pocos predios agrestes que quedan en nuestro barrio, demostró claramente la vigencia del dicho “río revuelto, ganancia de pescadores”.

Ella contrató el martes pasado a unos diestros trabajadores para que desbrozaran a fondo su terreno y les ordenó que sacaran a la acera los desechos vegetales empacados en una alucinante cantidad de bolsas plásticas de tamaño “jardín”.

Pasamos por ahí el miércoles tempranito y, a fuer de oficiosos, aprovechamos que la dama estaba visible para comentarle que tal vez los camiones recolectores de basura de la municipalidad no se llevarían aquella inusual carga o, al menos, se le advertiría que habrá de recibir un cobro especial por tratarse de “basura no convencional”. La señora, muy digna ella y sin fruncir el ceño, nos dijo: “Adió, apuesto a que no van a dejar eso ahí para que lo vea Obama cuando pase rumbo a Zapote”.

En efecto, al atardecer ya había ganado su apuesta.

En cuanto al largo plazo, sabemos que los tiempos presentes no son propicios para la profecía, pero siempre habrá espacio para expresar algún deseo bien intencionado.

Como miembros de una sociedad dotada de una vigorosa conciencia ecológica, quizás deberíamos desear que no prospere la iniciativa, anunciada por un alto funcionario de nuestro gobierno, de aprovechar la oportunidad para gestionar un convenio que les permita a los países centroamericanos la importación privilegiada de gas natural de Estados Unidos que se obtiene cada vez más mediante el método de extracción llamado “fracking”.}

Actualmente se debate con ardor, en Estados Unidos, el tema del impacto ambiental del uso intensivo de ese método que entraña, en el subsuelo, una seria contaminación de las fuentes de agua potable y, en la superficie, un enorme riesgo para la salud pública provocado por la diseminación de polvo silíceo, causante de enfermedades pulmonares en los seres humanos.

PUBLICIDAD

Diríase que Costa Rica, el país que se utodeclara “verde”, no puede ser, al mismo tiempo, verde en lo interno y negro en escala global.

  • Comparta este artículo
Opinión

Verde y negro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Durán Ayanegui

Doctor en Química de la Universidad de Lovaina. Realizó otros estudios en Holanda en la universidad de Lovaina, Bélgica y Harvard. En Costa Rica se dedicó a trabajar en la política académica y llegó a ocupar el cargo de rector (1981).

Ver comentarios
Regresar a la nota