Opinión

Una oportunidad para Guayabo de Turrialba

Actualizado el 23 de junio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Una oportunidad para Guayabo de Turrialba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La creación de fuentes de trabajo, especialmente en las zonas rurales, debe basarse en políticas bien estructuradas por parte del Gobierno, tanto como en la participación efectiva de las comunidades en cuanto a su organización y desarrollo planificado. Con ambas se logrará el incentivo necesario para que el lugareño a permanezca en su lugar de origen aprovechando las ventajas y bellezas que le ofrece su entorno y logre soluciones a los problemas sociales y económicos.

El Monumento Nacional Guayabo, lugar con grandes atractivos turísticos e históricos, invita al turista nacional y extranjero a visitarlo. Se encuentra ubicado a 18 km al noroeste de la ciudad de Turrialba, y a él se puede llegar, también, por la carretera que conduce al Volcán Irazú.

Historia milenaria. El 13 de agosto de 1973 fue declarado Monumento Nacional, con el fin de proteger y conservar uno de los sitos arqueológicos más importantes del país, así como su flora, fauna y recurso hídrico. El 24 de abril del 2009, se declaró patrimonio mundial de la ingeniería. En él se conservan las estructuras arqueológicas que estuvieron habitadas desde el año 1000 a.C., hasta 1400 d.C.; pero su mayor desarrollo se alcanzó 800 años d.C.

Entre sus principales atractivos están los montículos, principalmente circulares, de piedras de diferentes tamaños, utilizados como base para construir sus viviendas o palenques. También tenemos las calzadas, que son caminos de piedra, utilizados como vías de tránsito que se prolongan en diferentes direcciones, desde el área escavada con varios kilómetros de longitud. A su lado, las gradas o escalinatas, estructuras en piedra para subir desde las calzadas hasta los montículos.

Igualmente impactantes son los sepulcros, estructuras en forma rectangular, construidas en piedra o lajas, denominadas tumbas de cajón. Otro atractivo son los senderos cantos del agua, caminos completamente naturales donde es posible escuchar el susurro del agua proveniente del río Lajitas y de un pequeño afluente llamado quebrada La Canchera.

Por último, están los acueductos, especie de canales cerrados o abiertos que servían para conducir el agua desde las nacientes hasta los tanques de almacenamiento. Estos últimos son estructuras de piedra de forma rectangular para disipar o almacenar el agua traída por los acueductos.

Gran cantidad de visitantes llegan en giras turísitcas, sobre todo extranjeros, con un tiempo determinado y con un programa definido. Sin embargo, el acercamiento con los lugareños es mínimo por la falta de condiciones, y esas personas que visitan el Monumento encuentran pocos lugares en los alrededores para comer y comprar artesanías.

Necesidades urgentes. Un dirigente y microempresario, dueño de un restaurante vecino del parque, me comentaba que la asociación ha realizado varios estudios a través de los años con instituciones públicas (en forma aislada y con pocos avances) en proyectos vitales para el desarrollo de la comunidad. Uno de estos proyectos es la Finca Escuela La Pilarica de Guayabo, cuyo principal objetivo es la educación ambiental con ganadería sostenible.

Guayabo es una comunidad preocupada por la conservación de su Monumento y de sus abundantes recursos naturales, que cuentan con iniciativas propias que la podrían convertir en un ejemplo de desarrollo sostenible, de conservación del paisaje rural, de biodiversidad y riqueza patrimonial.

Sin embargo, el principal obstáculo que han enfrentado por 30 años está relacionado con la construcción de una carretera que permitiría un mayor número de visitantes y, en consecuencia, el crecimiento económico de la zona. En la actualidad, cuentan con un camino de lastre, con poco mantenimiento, lleno de huecos, donde es difícil transitar con vehículos livianos. Son unos 10 km de travesía lenta y tediosa, que afecta a cada una de las dos vías de acceso al Monumento, situación que tiende a agravarse a medida que avanza el invierno.

La comunidad cuenta con todos los requisitos para su desarrollo: un Monumento Nacional, área de conservación, la cordillera Volcánica Central y una reserva de biosfera. Por lo tanto, corresponde al Gobierno y a la Municipalidad actuar con prontitud y atender estas solicitudes urgentes de la comunidad.

  • Comparta este artículo
Opinión

Una oportunidad para Guayabo de Turrialba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota