Opinión

La operación de Uber

Actualizado el 11 de febrero de 2016 a las 12:00 am

Seguros estamos de que la gestión ilegal de Uber no puede estar amparada por el TLC

Opinión

La operación de Uber

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La reforma al artículo 323 del Código de Comercio no conlleva la eliminación del porteo de personas, sino que trasciende y deja muy en claro que todo transporte remunerado de personas es un servicio público a cargo del Estado y solo con una autorización estatal debida puede ser brindado por terceros.

Según el comentario de Esteban Agüero (“El TLC y el caso Uber”, La Nación 8/2/2016) así interpretado estaría sobre lo negociado en el TLC.

Tal ha sido la trascendencia del asunto que ha tomado nivel constitucional y es precisamente la misma Sala IV la que en varias resoluciones ha confirmado la posición que le exponemos.

De estas se sobreentiende no solo la ilegalidad del transporte privado de personas, sino también su inconstitucionalidad, en virtud de que los fallos de la Sala, conforme al artículo 13 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional, son vinculantes para todos, sean funcionarios públicos o sujetos privados.

De esta forma están por encima de todo tratado internacional.

Lo anterior, lamentablemente, no es considerado por don Esteban, omitiendo así una parte mayor y meritoria en lo que al “caso Uber” se refiere.

¿Cómo puede Uber operar el servicio de porteo, como afirma don Esteban, sí la figura no existe en el ordenamiento jurídico? Fue eliminada en el 2011.

Existe el aforismo jurídico que señala que “el tiempo rige lo que se actúa” y dado que no es sino hasta el 2015 que Uber hace su aparición en Costa Rica, entonces su gestión la regula la ley de hoy, la cual prohibe su ilegal labor.

Nos cuestionamos cómo es que don Esteban, pese a su condición de exnegociador y de exdirector del TLC, no recuerda la reserva que el mismísimo TLC hizo en materia de servicios públicos y, particularmente, del transporte público.

No vemos razón para preocuparse, cualquier persona puede pedir un arbitraje. Seguros estamos de que la gestión ilegal de Uber no puede tener cobertura por el TLC. No se vale asustar con la vaina vacía, cuando se actúa en lo debido y en lo justo.

A los taxistas no les es dable tolerar la proliferación ilegal de operadores de transporte remunerado de personas sin ningún control, sin pagos a la CCSS, sin pago de impuestos, sin patentes, sin mayores requisitos, seguros y sin condiciones operativas, y choferes sin licencia especial.

El autor es secretario general de la Unión de Taxistas Costarricenses (UTC).

  • Comparta este artículo
Opinión

La operación de Uber

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota