Opinión

Una nueva guía para el Código Sísmico

Actualizado el 02 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Opinión

Una nueva guía para el Código Sísmico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con ocasión del terremoto del 5 de setiembre de 2012 se ha puesto de manifiesto la importancia que tiene la falla de los componentes no estructurales de los edificios. En este sentido, es importante señalar el caso del Hospital Monseñor Sanabria en Puntarenas, cuya estructura ha sobrellevado un evento sísmico de gran magnitud, gracias a que hace un año pasó por un proceso de refuerzo estructural, pero que se tornó inutilizable debido al extenso daño no estructural.

El riesgo de pérdidas de vidas de los ocupantes de un edificio por fallo de los elementos no estructurales puede ser considerable, incluso cuando su estructura presente un buen desempeño durante el sismo.

Adicionalmente, los costos de los daños no estructurales pueden ser mucho mayores de los esperados y estos incluyen la salida de funcionamiento y la interrupción de los servicios, así como, los costos de reparación o reemplazo de componentes y artículos dañados.

La mayoría de los edificios en Costa Rica se construyeron antes de la plena comprensión de que este riesgo existe y antes de que los métodos para reducir dicho riesgo fueran bien comprendidos.

El Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) y la Comisión Nacional de Prevención del Riesgo y Atención de Emergencias (CNE) deben abocarse a preparar una guía que complemente el Código Sísmico de Costa Rica, y que sirva para ayudar a los ingenieros y arquitectos a evaluar los componentes no estructurales de las edificaciones y recomendar su adecuación cuando exista tal riesgo. De esta manera estaríamos dando pasos muy importantes hacia el enfrentamiento apropiado de la amenaza sísmica.

El objetivo principal de un documento de este tipo es evitar que las fallas no estructurales de la edificación amenacen la vida de las personas cuando el edificio esté sometido a movimientos sísmicos equivalentes a los especificados en el Código Sísmico de Costa Rica. Las fallas de los componentes no estructurales incluyen:

•Caída, vuelco, deslizamiento, rodado o balanceo de componentes que pueden afectar a las personas.

•Bloqueo de rutas de escape.

•Explosiones causadas por fugas de combustibles.

La guía también podría ser utilizada por los propietarios de las edificaciones para ayudarse a identificar los componentes no estructurales de la construcción que pueden ser potencialmente peligrosos, pero las recomendaciones específicas para mejorar la respuesta sísmica deben siempre ser proporcionadas por un ingeniero o arquitecto calificado.

PUBLICIDAD

Rolando Mora Chinchilla. Director Escuela Centroamericana de Geología, Universidad de Costa Rica

  • Comparta este artículo
Opinión

Una nueva guía para el Código Sísmico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota