Opinión

La nueva Aresep

Actualizado el 07 de junio de 2013 a las 12:00 am

En la nueva Aresep la apertura y la transparencia son fundamentales

Opinión

La nueva Aresep

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El reto de transformar la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) en una institución reguladora moderna y estratégica es titánico. Requiere no solo una clara visión de hacia dónde debe encaminarse, sino una estrategia y un mapa de ruta para lograrlo. Precisamente en eso estamos trabajando:

La nueva Aresep debe ser el agente más inteligente y mejor informado en cada uno de los mercados que regula. Debe entender a fondo ‘el negocio’ de que se trate y el entorno en que se desenvuelve. Si bien la autoridad legal de Aresep proviene de la ley 7593 y sus reformas, su autoridad moral se deriva de su excelencia técnica. Por eso, una altísima prioridad institucional es la mejora en las metodologías tarifarias y los estándares de calidad por aplicar en la provisión de los servicios públicos.

Pero la mejora metodológica por sí sola no es suficiente. Aresep no presta directamente los servicios que regula: su función es encausar y acotar las acciones de las empresas que proveen dichos servicios. En algunos casos –como el ICE, Recope y AyA– se trata de entidades públicas grandes y poderosas que poseen un alto grado de autonomía funcional; en otros, como el transporte público, la autoridad de la Aresep está acotada por la injerencia del MOPT y el Consejo de Transporte Público.

Por eso, es importante que la Aresep desarrolle estrategias para apalancar su influencia. La reciente directriz presidencial tendiente a restringir el crecimiento de los costos de los grandes operadores estatales es un ejemplo de este esfuerzo, como lo es la alianza con el Banco Central para impulsar el pago electrónico en los buses.

En la nueva Aresep el usuario es prioritario. Si bien lo medular de la regulación es lograr un delicado balance entre los intereses de los usuarios y los proveedores de los servicios públicos –y esto se ha procurado desde siempre– también es cierto que en materia de atención de quejas y denuncias hay mucho que mejorar. Con tal fin, se ha hecho una reingeniería integral del proceso, designando responsables a cada paso y utilizando herramientas tecnológicas para facilitar la interfase entre los usuarios y la institución.

PUBLICIDAD

En la nueva Aresep la apertura y la transparencia son fundamentales. Ya hemos entablado, a nivel de Junta Directiva, intercambios con entes regulados, representantes de usuarios, entidades rectoras de los sectores regulados y otras instituciones relevantes como la Contraloría General de la República, Defensoría de los Habitantes, Ministerio de Hacienda y Banco Central, para comprender mejor nuestras respectivas posiciones en temas de interés común y explorar oportunidades de colaboración. Además, todos los documentos oficiales de Aresep son de carácter público y se puede acceder a ellos ya sea vía electrónica o mediante consulta directa de los expedientes.

La creación de las intendencias de Agua, Energía y Transportes permitió elevar el perfil y rango de quienes lideran cada uno de esos sectores, eso sí, dentro del marco de un compromiso de gestión, sobre el cual han de rendir cuentas al regulador y la Junta Directiva. Además, el nombramiento de los intendentes no es a perpetuidad: es a 5 años plazo, prorrogables o no, dependiendo del desempeño.

También debe mejorar su eficiencia operativa y modernizar su plataforma tecnológica. Con tal fin, se creó una posición de mayor jerarquía para liderar el departamento de tecnologías de la información y se está implementando un ambicioso programa de gestión documental, un sistema integrado de regulación tarifaria y un sistema financiero-contable capaz de satisfacer plenamente las necesidades de la institución.

La nueva Aresep también debe ser capaz de atraer y retener personal idóneo para desempeñar las tareas propias de un ente regulador moderno.

Con tal fin, se ha aprobado una nueva política salarial que incentiva la atracción de talento joven y de personal altamente especializado; se está realizando una revisión integral del manual y perfil de todos los puestos de la institución y se está desarrollando un ambicioso programa de capacitación.

Finalmente, la nueva Aresep debe mejorar sustancialmente la capacidad de articular y comunicar sus mensajes, tanto hacia adentro como hacia fuera de la institución. No se trata de hacer propaganda, sino de educar a la ciudadanía en el difícil arte de regular. Al finalizar mi periodo como directora en el 2015, espero dejar atrás una entidad reguladora moderna, flexible y estratégica, de la que todos los costarricenses podamos sentirnos orgullosos.

  • Comparta este artículo
Opinión

La nueva Aresep

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota