23 mayo, 2015

La cita al pie de mi foto, en la nota publicada por este diario el sábado 16 de mayo, en la sección El País, intitulada “IAFA y Cosevi ven innecesario plan de cero alcohol al volante”, el periodista la tomó en forma individual y modificó frases que alteraron el sentido y el contexto de lo que realmente se dijo en el párrafo segundo de la página 9 del acta de la sesión ordinaria número 27 del martes 21 de abril del 2015. Lamentablemente, el periodista nunca me contactó para que le aclarara ninguna duda sobre los criterios emitidos y sugiere en el texto que nuestra institución avala que la población tome y conduzca bajo los efectos del licor, y no es así.

Se hizo un esfuerzo enorme para explicar a los legisladores la situación de la norma actual, la mala técnica legislativa que no permite a los destinatarios de la norma comprender el nivel de ilicitud de sus acciones, incluso se explicó que las verdaderas causas de accidentes están relacionadas con el exceso de velocidad en un 44%, un 16% es por culpa del peatón y un 15% por invasión de carril, y que lo más significativo es que el 6% es por conducción bajo los efectos del licor.

Se explicó que desde la represión no se logra corregir la falta de educación vial, la conducción irresponsable de vehículos y uso o abuso del licor, sino que es desde la prevención como se logran cambios de actitud, y es en este aspecto donde sigue habiendo una deuda a pesar de los impuestos que pagamos.

De las frases inexactas que estoy cuestionando, el periodista omite indicar que se dijeron en un contexto de intercambio de posiciones con los señores legisladores, en el marco de una cultura donde en eventos oficiales y sociales usualmente se ofrece una copa de vino, y es ahí donde les preguntaba: “¿Vamos a hacer todos tan responsable, todos ? Preguntaría aquí, ¿cuál de ustedes no toma vino? Levante la mano, usted es privilegiado, el único, pero le voy a decir una cosa, los que nos tomamos un vino, sabe qué hacemos, yo cojo la cartera y voy rezando el rosario, voy pidiéndole a Dios que no se les ocurra pararme a mí y pobrecito el que pararon ayer, pobrecito el que pararon antier, no hemos entendido que esta ley nos va a matar a todos, con estos excesos para poner cero tolerancia” (página 9. Lo destacado con negrita fue omitido o variada su transcripción y sentido).

Posteriormente, respetando que la decisión del legislador era la cero tolerancia, la suscrita manifestó: “Entonces, señor presidente, Fabricio, si ustedes piensan aprobar esta ley, yo muy respetuosamente le voy a decir, hagamos una campaña, cerremos los negocios donde venden licor porque hay que hacerlo (…)”.

Lo anterior demuestra que en ningún momento la suscrita ni la institución que represento avalan el consumo irresponsable del licor, como se le hizo creer a la opinión pública a través de las frases descontextualizadas y alteradas incluidas en el pie de mi fotografía. Reitero que en dicha comparecencia se hizo una motivación a los legisladores para realizar un abordaje integral sobre la conducción y el consumo responsable del alcohol y la necesidad de invertir en educación vial y prevención.

Marta Iris Muñoz Cascante

Directora Defensa Pública

Etiquetado como: