Opinión

La necesaria reforma a la ley de armas en Costa Rica

Actualizado el 08 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Una nueva ley de armas es importante para reducir las tasas de criminalidad

Opinión

La necesaria reforma a la ley de armas en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La relación entre las armas de fuego y el crecimiento de la violencia en el país es una realidad que nadie discute. Hemos dicho y reiteramos que el porcentaje de delitos cometidos con armas de fuego viene creciendo, que el 63% de los homicidios se cometen con armas de fuego, que el 55% de las armas decomisadas como evidencias judiciales en la Dirección General de Armamento son legales y estuvieron en algún momento matriculadas, y que la correlación entre la tasa de homicidios y la cantidad de armas matriculadas es de 0,77 (relación alta, directa y significativa).

Esta evidencia que puede estar sujeta a críticas desde posiciones serias o desde la mala fe, es respaldada por numerosos estudios y organizaciones internacionales, y será explicada en detalle en la página web del Viceministerio de Paz. Además se reitera simplemente revisando las noticias de sucesos día a día.

Los casos recientes son tristes y lamentables. Solo el lunes 1 de octubre de octubre, un joven hirió de muerte a su amigo cuando limpiaba su arma; un esposo disparó a su cónyuge en un caso de violencia intrafamiliar y un grupo de delincuentes realizó una balacera en un espacio público. Todos los casos con armas pequeñas permitidas por la ley. Cuando estudiamos en detalle los homicidios, nos damos cuenta de que la mayoría es entre personas que se conocen, y que se cometen en porcentajes similares por razones de convivencia que por razones de delincuencia.

El problema es más complejo que las armas en manos de la delincuencia. Un estudio de reciente publicación por parte de Naciones Unidas define que en Centroamérica las armas ilegales provienen en su gran mayoría de la circulación legal de las mismas. Su tenencia y portación deben limitarse con criterios restrictivos en nuestra sociedad. Hemos insistido en que es necesaria una nueva de ley de armas que regule de mejor forma este problema.

La necesaria reforma. La propuesta que se está construyendo no busca prohibir o desarmar. Lo que pretende es un mejor control y regulación por parte del Estado, una limitación a la tenencia a personas con ciertos perfiles y una sanción más eficaz a aquellos que cometen delitos con armas o las portan de manera ilegal.

PUBLICIDAD

Tiene algunas características importantes, como las siguientes:

1- No permite a personas con antecedentes policiales o de violencia doméstica tener o portar armas.

2- Permite la inscripción de un arma de fuego para defensa de las personas y sus familias.

3- No permite la portación de armas en espacios públicos donde se expenda licor o en centros educativos o recreativos.

4- Establece sanciones más severas a quien porte armas ilegales o sin el respectivo permiso.

5- Fortalece la capacidad de control de la Escuela Nacional de Policía y la Dirección General de Armamento con respecto al fenómeno.

6- Equipara nuestra legislación con normas internacionales relacionadas al control de armas. Se incluirían también regulaciones más restrictivas con respecto a la presencia de menores de edad en polígonos y lugares de práctica de tiro.

Menos armas, menos homicidios. Diversas políticas y programas desarrollados en los últimos años están impactando positivamente en las condiciones de convivencia y paz en el país.

Esta nueva ley de armas es muy importante para poder seguir disminuyendo las tasas de criminalidad, de un modo especial la más letal.

Al final del día, la ecuación es sencilla: si queremos menos homicidios, necesitamos que Costa Rica tenga menos armas.

  • Comparta este artículo
Opinión

La necesaria reforma a la ley de armas en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota