Opinión

El músico y su quimera

Actualizado el 28 de mayo de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

El músico y su quimera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hacer música es una labor esencialmente paradójica. La música pertenece, por antonomasia, al mundo de lo concreto, al carpe diem, a la inmediatez, la espontaneidad, el hic et nunc. Sin embargo, un pianista toca el acorde de sol mayor con que da comienzo una sonata de Schubert, y aunque sabe que está en el mundo de lo contingente, de lo táctil, lo sensorial, lo imprevisible, lo aleatorio, lo irrepetible –¡y lo accidentado!–, hará todo cuanto pueda para que ese simple acorde parezca caído del cielo, sub specie aeternitatis, y asuma un aura de absoluto. No son más que seis dedos que presionan seis teclas (¡con todo lo que de adventicio puede haber en este acto, desde el punto de vista de la técnica del ejecutante y la mecánica de su instrumento!), pero el pianista (¿pecado de hybris ?) se desvivirá porque ese acorde suene como el arquetipo o esencia platónica de sol mayor, una sonoridad que flotaba en el topos uranus de Platón, y él retrotrajo a la tierra. La ambición es tan desmesurada que siempre generará algún grado de frustración, producto del mayor o menor grado de divorcio entre intención y resultado.

Por definición, el músico es aquel artista que siempre se queda corto con respecto a la calidad y “color” del sonido que soñó, entrevió, procuró. Pero de esta divina frustración procede todo cuanto de bello se ha creado en la historia de la música.

El autor es pianista y escritor.

  • Comparta este artículo
Opinión

El músico y su quimera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota