Opinión

La mitad de lo necesario

Actualizado el 27 de enero de 2013 a las 12:00 am

Informe de Notables: no hay un problema de enfoque, sino de desarrollo

Opinión

La mitad de lo necesario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La última ocasión que me referí en estas páginas a la crisis de gobernabilidad democrática lo hice en relación con el problema, subrayado acertadamente por la presidenta Chinchilla, de la desconfianza creciente de la ciudadanía no solo respecto de las instituciones sino de la falta de confianza mutua entre los ciudadanos ( La Nación , 7/5/12). Pues bien, acabo de leer el Informe de los Notables sobre Gobernabilidad Democrática, y creo que hay que valorarlo no sólo por lo que dice sino por lo que omite en cuanto a esa preocupación presidencial que lo originó.

Ante todo, hay que subrayar que el principal problema del informe no es tanto conceptual como de desarrollo. Creo correcta su afirmación inicial de que “el problema de la gobernabilidad tiene que ver con la relación Estado Sociedad, no exclusivamente con cada uno de ellos”. Así, habría que hacer propuestas en tres sentidos: mejora del sistema institucional, de la relación entre Estado-Sociedad y de la disposición democrática de la ciudadanía (o mejora de su calidad, como también se dice). Sin embargo, más allá de sus intenciones iniciales, el Informe pierde el balance necesario porque bascula fundamentalmente sobre la reforma del sistema político institucional y apenas dice gran cosa sobre el resto.

Estado y sociedad. Es cierto que las reformas institucionales que propone son ambiciosas y valientes, si bien algunas veces da la sensación de que constituyen más un menú que un conjunto de recomendaciones con una dirección determinada. Pero la mención a la relación entre Estado y Sociedad (eje sexto) es de una pobreza franciscana y la referencia a la disposición de la sociedad en el sistema político brilla por su ausencia.

Resulta difícil de entender que cuando se plantea inicialmente el enfoque se hable de la necesidad de mejorar los mecanismos de representación y luego cuando se trata el asunto (en el eje sexto) se planteen sólo tres recomendaciones: la creación del Consejo Económico y Social, la mejora del sistema de combate a la pobreza y la acción vecinal.

¿Eso es todo lo que hay que decir de un tema tan capital como el de los mecanismos de representación política? Resulta difícil de entender cómo es posible que no se diga una sola palabra de cuestiones nodales, como son el sistema electoral o el sistema de partidos políticos. Tal vez es que no hubo acuerdo entre los miembros de la Comisión, pero el resultado final es una ancha y profunda laguna.

PUBLICIDAD

La creación de ciudadanía. Esa laguna se convierte en un océano de ausencias en el tema de la disposición de la ciudadanía en el sistema político. La gran cuestión de los sistemas políticos actuales es la creación de ciudadanía; una ciudadanía sustantiva que se perciba sujeta de derechos y con suficiente descernimiento político. Pues bien, la cuestión les ha debido parecer demasiado gruesa como para abordarla. Sin embargo, este asunto es clave en relación con el problema de la desconfianza que motivó el informe. Recomiendo al respecto los informes sobre la democracia en América Latina del PNUD. Como se ha dicho, con la educación para la democracia pasa lo mismo que con la educación sexual: se nos supone (quizás incorporada en el ADN). Luego pasa lo que pasa: miles de embarazos indeseados o millones de ciudadanos seducidos por un líder populista.

Visión restrictiva. En realidad, pareciera que el desarrollo del Informe cae en esa visión restrictiva de sistema político que refiere casi únicamente al entramado institucional, cuando existe un consenso creciente acerca de que esa es sólo una parte del sistema político, cuyo cuerpo refiere fundamentalmente a la relación entre gobernantes y gobernados (y como se apunta en el enfoque del informe, a la disposición de cada uno de ellos y a su relación). Por ello es que creo que no hay un grave problema de enfoque, sino de desarrollo.

Desde una visión constructiva podría hacerse una recomendación a los recomendantes: ya trataron abundantemente el tema de la reforma del sistema institucional, ahora podrían hacer un nuevo esfuerzo para tratar los otros temas faltantes, como el de la representación política (sistema electoral, partidos políticos, etc.) y el de la creación de ciudadanía. Tal vez no tendrían que hacer un nuevo informe, quizás con un grueso apéndice bastaría.

  • Comparta este artículo
Opinión

La mitad de lo necesario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota