Opinión

Un misterio

Actualizado el 17 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Un misterio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Dijo el Dr. Claudio Gutiérrez, el 17 de octubre de 1969, que el ajedrez tiene una “vida oculta”, que no es tan oculta, como me he dado cuenta en estos días de dudas y tribulaciones. Una de ellas es que no se permiten movimientos en que el rey se exponga a su propia muerte.

La explicación es que la sociedad no admite el suicidio, aunque, desde un punto de vista personal y subjetivo, no haya razón para ello.

La base de esto es que, tal como sucede en la vida real, el juego se acaba si “el rey” decreta su propia muerte.

Eso significa que lo social se impone a lo individual, como premisa básica para cualquier análisis y entendimiento de la realidad. Que esto sea “correcto” o “justo” no es relevante. Es, simplemente, un principio o una norma que se toma o se deja. Como tal, nos guste o no, es indispensable en el “juego de la vida”, aquí sobre la tierra. Hasta allí llega la capacidad analítica y científica del ser humano. Todo lo que sigue y trasciende es “harina de otro costal”, donde apenas se despunta la existencia.

Es una gran lástima, pero, a la vez, una enorme esperanza y promesa que los intelectuales veamos esto solo al borde del precipicio… Dios es amor y solo con el amor es posible enfrentar ese misterio y muchos otros en el umbral, que es también horizonte, de la vida.

  • Comparta este artículo
Opinión

Un misterio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota