Opinión

Seis meses después del fallo de la CIDH sobre la FIV

Actualizado el 17 de junio de 2013 a las 12:00 am

Han transcurrido seis meses desde la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la fertilización in vitro (FIV), donde se indicaba que Costa Rica debía eliminar todo impedimento para ese procedimiento y regularlo. ¿Qué ha sucedido en estos seis meses?

Opinión

Seis meses después del fallo de la CIDH sobre la FIV

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El tiempo pasa y no vuelve atrás; no perdona. Han transcurrido seis meses desde la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la fertilización in vitro (FIV), donde se indicaba que Costa Rica debía eliminar todo impedimento para ese procedimiento y regularlo. ¿Qué ha sucedido en estos seis meses? El Gobierno redactó un proyecto de ley para regular la FIV y lo envió a la Asamblea Legislativa, donde hay muchos diputados que se niegan a permitir el procedimiento en Costa Rica. Dicen que interpondrán todas las mociones posibles para que no salga ninguna legislación o que salga una ley tan restrictiva que no permita a los profesionales en salud utilizar la técnica.

¿Quiénes pagan el precio del retraso? Tanto el Gobierno como la Asamblea Legislativa y las diversas denominaciones religiosas son conscientes de que el precio lo pagamos quienes sufrimos de infertilidad y tenemos en la FIV el único método médico para tratar la infertilidad, no curarla. No hay otra forma de quedar embarazados y formar una familia.

El tiempo no perdona, pero la Asamblea Legislativa lo desperdicia con el análisis de mociones sin sentido, solicitando más opiniones o realizando más foros para retrasar la aprobación de la FIV o para manifestarse en su contra. Esto hace que muchas parejas vean sus sueños trucados al no poder formar una familia. El tiempo cobra muy caro esta demora en la puesta en práctica de la FIV en Costa Rica. Los perjudicados somos seres humanos y costarricenses.

Seis meses han pasado ya desde el fallo de la CIDH y no se ha logrado nada. Solo nubarrones se vislumbran para su puesta en práctica en Costa Rica. El no poder realizar la FIV en nuestro país obliga a muchas personas con infertilidad a salir al extranjero para lograr su sueño. Obliga a muchas más a quedarse en el país porque no tienen los recursos para ir a Panamá, Colombia o España. Esto no solo produce depresión y frustración, sino que se les hace perder un tiempo valioso, que en el caso de la FIV es imposible de recuperar. La situación causa inequidad, porque es injusta con las parejas de bajos recursos o de poder adquisitivo limitado.

PUBLICIDAD

Los politiqueros de turno no se ponen de acuerdo. Tanto autoridades del Gobierno como la señora presidenta de la República no se amarran las enaguas o los pantalones y toman la decisión de una vez, como lo permite la resolución de la CIDH, para establecer la FIV por decreto.

En este momento, la resolución dictada en el año 2001 por la Sala IV no tiene cabida. No es necesario observar la reserva de ley en esta materia como lo decidieron los magistrados porque ya la CIDH definió con claridad el momento en que se produce la concepción. La concepción se da cuando se anida el óvulo fecundado en el endometrio de la madre y no en el momento de la unión entre óvulo y espermatozoide, como lo interpretaron erróneamente los magistrados de la Sala IV en el año 2000-2001.

La tutela de la vida empieza desde la concepción y no antes. Estos son hechos irrefutables y claramente establecidos por la resolución de la CIDH. Entonces, por qué tanto retraso enviando un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa si la FIV podía regularse, como cualquier otro procedimiento médico, mediante un decreto. La regulación debe comprender la técnica y los centros médicos que ejecutarán el procedimiento; todo, bajo supervisión del Ministerio de Salud. Seis meses valiosos se han perdido con estos juegos politiqueros y nada se ha hecho en concreto.

Marcela Leandro Ulloa Médico especialista en Salud Pública, madre gracias a la FIV

Gerardo Mejía Rojas Administrador de empresas, padre gracias a la FIV

  • Comparta este artículo
Opinión

Seis meses después del fallo de la CIDH sobre la FIV

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota