Opinión

Los mercados que siguen en ascenso

Actualizado el 31 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Los mercados que siguen en ascenso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

SAN FRANCISCO – La turbulencia actual en los mercados de acciones de los países con mercados en ascenso ha desencadenado una ola de necrologías sobre su milagroso crecimiento en los últimos decenios, pero confundir la fluctuación a corto plazo con el declive terminal es una interpretación muy equivocada de lo que está sucediendo. La ola de industrialización y urbanización que está incrementando los ingresos de millones de personas en las economías en ascenso no ha llegado a su límite.

De hecho, los pesimistas de los mercados en ascenso no tienen en cuenta un nuevo e importante motor de crecimiento continuo en esos países: sus empresas cada vez más potentes y dinámicas. Actualmente, las economías en ascenso son mucho más que un conjunto de nuevos mercados de consumidores y una mano de obra abundante (y cada vez más apta). Además, albergan miles de empresas nuevas, muchas de las cuales están llegando a situarse rápidamente en la vanguardia de sus productos.

Hace veinte años, ¿quién habría adivinado que el grupo Tata de Mumbai sería el mayor empleador industrial en el sector privado del Reino Unido, o que las empresas mexicanas Cemex y Bimbo llegarían a encabezar el mercado de la producción de cemento y de pan, respectivamente, en los Estados Unidos, o que la empresa Lenovo, con sede en Pekín, estaría compartiendo con Hewlett-Packard el palmarés del número de computadoras personales vendidas? Además, la transformación del panorama empresarial está en sus primeras fases, y en los próximos años ha de incrementar el crecimiento en los mercados en ascenso.

MGI CompanyScope, nueva base de datos de todas las empresas con ingresos de $1.000 millones o más, revela que en el mundo hay unas 8.000 grandes empresas. Las tres cuartas partes de ellas siguen teniendo su sede en regiones desarrolladas. Sin embargo, de aquí al 2025 es probable que haya 7.000 empresas más y siete de cada diez de ellas tengan su sede en regiones en desarrollo. El porcentaje de ingresos mundiales consolidados correspondientes a esos gigantes empresariales de los mercados en ascenso va a aumentar del 24% actual al 46% en el 2025.

La composición de Fortune Global 500 es un buen ejemplo. De 1980 al 2000, el porcentaje de empresas que figuraban en esa lista y tenían su sede en las regiones en ascenso siguió relativamente estable en torno al 5%. En el 2013, dicho porcentaje se había disparado hasta el 26% y, aun en los supuestos más pesimistas correspondientes al crecimiento de los mercados en ascenso, esperamos que, de aquí al 2025, aumente hasta el 39% y hasta nada menos que el 50%, en los supuestos más optimistas.

PUBLICIDAD

En realidad, el cambio habido hasta ahora en el panorama empresarial ha ido a la zaga del que ha representado el aumento de la importancia de los mercados en ascenso en el PIB mundial. De aquí al 2025, el PIB de los mercados en ascenso podría multiplicarse por 2,5, pero el número de grandes empresas con sede en esas regiones podría llegar a ser más del triple. De aquí al 2025, algunos de los nombres más conocidos mundialmente en muchas industrias podrían corresponder a empresas de las que aún no hemos oído hablar, y es probable que algunas de ellas tengan su sede en ciudades que pocos podrían señalar actualmente en un mapa.

Hemos superpuesto MGI CompanyScope y Cityscope, nuestra base de datos de las ciudades del mundo, lo que nos ha ofrecido un panorama detallado de en dónde tienen sus sedes centrales y sus filiales en el extranjero las grandes empresas. Las sedes centrales están extraordinariamente concentradas. Las 20 ciudades principales albergan las sedes de un tercio, aproximadamente, de todas las sedes de grandes empresas y representan casi la mitad de sus ingresos combinados. Actualmente, solo 5 de esas 20 ciudades principales se encuentran en regiones en ascenso.

Pero también eso está cambiando rápidamente. Por ejemplo, se espera que el número de sedes de grandes empresas en São Paulo aumente más de tres veces de aquí al 2025, mientras que Pekín y Estambul podrían tener dos veces y media más oficinas centrales que actualmente. Calculamos que unas 280 ciudades –entre las candidatas figuran Campinas (Brasil), Daqing (China) e Izmir (Turquía)– podrían albergar grandes empresas por primera vez. Es probable que más de 150 de esas ciudades con un futuro empresarial prometedor estén en China. Si nos fijamos, por ejemplo, en las empresas de telecomunicaciones, Bandung (Indonesia) y Hanoi (Vietnam) albergan ya las sedes de grandes empresas, pese a que su PIB es relativamente pequeño, pues asciende a $6.000 millones y $12.000 millones, respectivamente.

Los mercados locales en rápido crecimiento han sido las plataformas de lanzamiento para empresas mundialmente competitivas de mercados en ascenso, en parte porque estas han aprendido a competir en niveles de ingresos muy diferentes. Además, saben superar el problema de las infraestructuras insuficientes. Las investigaciones de McKinsey indican que dichas empresas están creciendo dos veces más rápidamente que sus homólogas de economías desarrolladas.

PUBLICIDAD

La importancia mundial en aumento de las grandes empresas de los mercados en ascenso se refleja en las corrientes de inversión directa en el extranjero. En época tan reciente como el 2001, solo el 5% de la inversión directa en el extranjero no procedía de países de la OCDE; en el 2011, ese porcentaje se había disparado hasta el 21%. Del 2004 al 2010, la inversión directa de China en el extranjero aumentó casi un 50% al año, y las inversiones del Brasil, Singapur y Hong Kong en Europa han sido importantes.

Quienes han estado escribiendo necrologías sobre el auge de los mercados en ascenso deben tener muy en cuenta esas tendencias. La nueva clase de empresas multinacionales de los mercados en ascenso está diversificando sus ingresos por todo el mundo. Si el crecimiento en los mercados locales de esas empresas se aminora, se diversificarán aún más intensamente. Ahora su plataforma es la economía mundial.

Richard N. Cooper es profesor de Economía Internacional en la Universidad de Harvard.

Jaana Remes es una asociada de MGI en San Francisco. © Project Syndicate.

  • Comparta este artículo
Opinión

Los mercados que siguen en ascenso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota