Opinión

La medicina puede ser peor que la enfermedad

Actualizado el 15 de enero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

La medicina puede ser peor que la enfermedad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sin lugar a dudas, las áreas protegidas de nuestro país son uno de los principales activos con que contamos para el desarrollo turístico. Es necesario encontrar las fuentes de financiamiento adecuadas para que el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) pueda hacer frente de buena manera a sus responsabilidades y proyectos.

Con ese objetivo, en este momento está en la corriente legislativa un proyecto de ley según el cual el impuesto de $15 que se cobra a cada persona que ingrese por vía área al país y que haya adquirido su boleto en el exterior, debe repartirse en un 50% para el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y el restante 50% para el Sinac.

Actualmente el 100% del impuesto va al ICT, y es el más importante de sus ingresos tributarios; su destino específico es la promoción, mercadeo, planificación y el desarrollo sostenible del país como destino turístico.

Durante el 2013, ingresaron al país 2.427.941 visitantes, de los cuales el 80% lo hizo por vía aérea. Esto le significó a Costa Rica un ingreso de $2.253 millones. Para lograr esto el ICT invierte $16 millones en promoción y atracción de líneas aéreas, es decir, que cada turista le “costó” al país en promedio $6,58. Esta visitación generó $2.253 millones en divisas, el país recibió $928,11 por visitante, lo cual nos indica que estamos recibiendo de vuelta 140 veces lo invertido. Sin lugar a dudas, este es el mejor rendimiento de inversión que realiza el país.

Impacto negativo. De aprobarse el proyecto de ley que reforma el artículo 2 de la Ley No. 8694, la reducción del presupuesto actual del ICT sería de un 45%. Según el criterio de nuestros expertos, en consecuencia, la caída en visitación a mediano plazo podría ser de hasta un 35%.

El impacto en empleo podría ser igualmente serio para el país: la caída en visitación proyectada podría representar la pérdida de más de 65.000 empleos –directos e indirectos–, lo que aumentaría la tasa de desempleo en un 3% en el país, con una afectación de casi el doble en zonas turísticas rurales y costeras.

Con este panorama, los números indican que el Sinac, lejos de verse favorecido por este proyecto de ley, verá sus ingresos afectados negativamente, ya que el 58% de los turistas visitan al menos un parque nacional. Si se reduce la llegada de turistas al país, en igual proporción se verá afectado el ingreso por concepto de entradas a los parques.

Con la aprobación de la modificación en la distribución del impuesto, el Sinac, lejos de recibir más recursos, estaría dejando de percibir alrededor de $1 millón.

Consideramos que el financiamiento del Sinac debe surgir de alguna otra fuente, que no afecte el turismo, ya que como queda demostrado, en tanto se afecte la visitación al país, de igual manera se verá afectado el ingreso a las áreas protegidas del país.

Massimiliano Devoto, presidente de la Asociación Costarricense de Profesionales en Turismo.

  • Comparta este artículo
Opinión

La medicina puede ser peor que la enfermedad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota