Opinión

El legado de Lía Bonilla

Actualizado el 25 de abril de 2016 a las 12:00 am

Bonilla luchó a favorde la identidad costarricense desde Guanacaste

Opinión

El legado de Lía Bonilla

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Acaba de partir de este mundo la profesora Lía Bonilla Chavarría (1920-2016). Cumplió 95 años de plenitud y de luchas a favor de la identidad costarricense integral desde su Guanacaste y en todos los caminos sin fronteras, tanto dentro del país como fuera de él.

Ella ganó, unánimemente, el Premio Nacional de Cultura Popular en el 2005. Su postulación fue presentada por la sede regional Chorotega de la Universidad Nacional.

La Asociación para la Cultura de Liberia, que hace un aporte indudable a la cultura mediante la recuperación del más valioso legado del ser humano creador, su producción intelectual, le editó el libro Lía Bonilla, caminante de Guanacaste, coautoría de quien firma este artículo y Mélida Obando Viales.

Uno de sus aportes culturales decisivos fue la creación del Conjunto Cultural Folclórico 25 de Julio (1956-1982), que se paseó por numerosos escenarios de América y llevó el mensaje artístico del folclor costarricense. Le enseñó a bailar, con rigurosidad y categoría, a centenares de jóvenes costarricenses.

Otro de sus legados es el libro sobre La danza popular costarricense. Asimismo, su obra inédita sobre La historia del vestido costarricense debe merecer atención por parte de los organismos estatales de cultura. Su recuerdo no debe ser solo un discurso, sino verdadera praxis.

Además, incursionó en la narrativa infantil, ejemplo es el cuentario, con doce textos inéditos, que contiene el libro sobre ella, así como su afamada canción Me lo dijo el río, música de Sacramento Villegas. Dicha obra consta de 11 capítulos e incluye 55 fotografías.

La profesora Lía Bonilla Chavarría ejerció la docencia durante 16 años, pero su magisterio no tuvo plazos, porque a sus 95 años continuó como activista del espíritu, en defensa de la identidad telúrica, convicciones que defendió con vehemencia durante su vida.

Sus muñecas. Otra de las pasiones de este folcloróloga fue su afición por las muñecas. De hecho, ella se graduó como tecnóloga de muñecas en Estados Unidos. Uno de sus sueños, que debe concretarse, es la creación del Museo del Vestido Costarricense en Miniatura. Ahora que entran nuevas autoridades municipales en los 11 cantones de Guanacaste, tienen un proyecto de impacto por realizar.

En 1976, con motivo del bicentenario de la independencia de los Estados Unidos, expuso su colección de 54 muñecas en el Bayfront Park Auditorium, en el marco del Festival Folclórico Internacional, donde participaron 15 países de Europa, América Latina y Asia.

Lía Bonilla mostró los diferentes grupos étnicos que ha tenido Guanacaste y complementó con la historia y evolución de su indumentaria, desde la época precolombina hasta las primeras décadas del siglo XX.

Sus muñecas lucieron trajes típicos de sabaneros, indígenas y de otros personajes que conforman la identidad nacional.

En dicho certamen, conquistó el segundo lugar en la categoría de mejor colección nacional. De ese modo, alcanzó el único premio concedido a América Latina; los otros galardones fueron para Hungría, Francia y Lituania.

El deceso de la profesora Lía Bonilla Chavarría abre un espacio para reeditar sus dos libros, publicar la obra inédita, concretar su sueño del Museo del Vestido Costarricense y honrar su trabajo artístico durante 80 años, de intensa mujer apasionada con sus convicciones, tanto artísticas como vitales.

El autor es educador.

  • Comparta este artículo
Opinión

El legado de Lía Bonilla

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota