30 enero, 2015

El pasado domingo 25 de enero del 2015, en horas de la tarde, se desarrolló la Asamblea General Ordinaria de Accionistas del Club, la cual contó con una nutrida asistencia, en un ambiente de cordialidad y respeto a las ideas y opiniones de todos los asistentes.

En cumplimiento de lo que dispone el artículo 155 del Código de Comercio, se conocieron los informes del presidente y demás miembros de la Junta Directiva: los estados financieros auditados del Club al 30 de setiembre del 2014 se sometieron a discusión y fueron aprobados por los accionistas presentes o representados por una abrumadora mayoría, y, con ello, entendemos haber recibido el mejor voto de confianza y respaldo a las actuaciones de la Junta Directiva.

En relación con el artículo suscrito por don Edgar Bonilla Subirós, accionista y exfiscal del Club, en la página 28A de Foro del periódico La Nación del pasado viernes 23 de enero, titulado “Llamado a transparencia en el Club Campestre Español”, rechazamos que no haya habido transparencia en la información que se les suministró a los auditores externos o a los propios accionistas, a quienes en la Asamblea se les expuso el estado actual y el alcance de todas y cada una de las incidencias legales del Club, no solo aquellas señaladas por el señor Bonilla Subirós, detalles sobre los cuales no nos extenderemos aquí, habida cuenta de que son del interés de nuestra comunidad de accionistas, mas en consideración a aquellos accionistas que no se hicieron presentes en la Asamblea, y para información de quienes leyeran el citado artículo del señor Bonilla, se hace necesario aclarar y rectificar las apreciaciones allí vertidas:

Existe una controversia con el concesionario de uno de los restaurantes, contra quien hemos tenido la necesidad de litigar en varias ocasiones en defensa de los intereses del Club. De los juicios entablados, algunos ya están concluidos y otros en trámite judicial en este momento. El año pasado, se tramitó un juicio de desahucio contra el concesionario, el cual concluyó a su favor, pero sin condenatoria en costas para el Club, por haber litigado en evidente buena fe, según lo resuelto por el Tribunal Civil de Heredia, por lo que no es un hecho relevante que viniera a impactar los estados financieros del periodo 2013-2014, y en trámite tenemos de importancia un juicio ordinario del concesionario contra el Club, cuyas incidencias en nada han interferido ni lo harán con la normal operación, ni con el uso y disfrute de nuestras instalaciones que, día a día, hacen los accionistas y sus familias, y tenemos también un interdicto de suspensión de obra nueva interpuesto por el citado concesionario, quien, con su acción, ha logrado suspender, por ahora, las necesarias reparaciones en uno de los techos del Club, donde se ubicarán varios paneles solares que nos permitirán obtener y usar energías limpias.

Ambos procesos fueron notificados algunas semanas después del 30 de setiembre del 2014, apenas están en su fase inicial y, por ello, se concluyó que dichos eventos, si bien debían ser y fueron informados a los accionistas en la Asamblea, no generan un ajuste ni impactan el resultado reflejado en los estados financieros auditados a esa fecha, que, reiteramos, fueron entregados a los accionistas, discutidos y aprobados en la Asamblea. En cuanto al mencionado recurso de amparo de Edgar Bonilla S. contra el Club por tutela de los derechos de información, planteado en el año 2012, al parecer la Sala ordenó notificarme la sentencia dictada a su favor en forma personal, no en el medio electrónico señalado por nosotros, y desconocemos las razones por la cuales no se ha cumplido con la notificación, pese a que el presidente del Club tiene domicilio conocido y está presente, por lo menos, dos veces al mes en las instalaciones del Club para cumplir con las sesiones de Junta Directiva. Esto bien lo sabe don Edgar, ya que fue fiscal de la Junta por un periodo anual.

Finalmente, la Asamblea de Socios se abocó al nombramiento de los miembros de la Junta Directiva, a quienes se nos vence el periodo en este mes de enero, resultando reelectos, sin postulación ni oposición de otros candidatos, Luis Marote Lago como presidente, la licenciada Lourdes Espinach como secretaria, y don Ángel Campillo, don José María Rodríguez y el licenciado Alexis Hernández como vocales. Para el puesto de fiscal de la Junta Directiva se postularon los nombres de don Edgar Bonilla Subirós, que obtuvo 5 votos a favor, y el del licenciado Guillermo Valverde Rojas, a quien, por abrumadora mayoría de los socios presentes, se le escogió para otro periodo anual. Y, si de transparencia tratamos, es de señalar la actitud de la Asociación Española de Beneficencia, socia mayoritaria del Club, cuyo vicepresidente se abstuvo de votar en la elección del fiscal, al estimar que lo correcto es que fuesen los socios minoritarios quienes, por la importancia de sus funciones, decidiesen dicho nombramiento.

Ha sido, entonces, en respeto al principio de buena fe, transparencia e información sobre la buena gestión del Club que todos los asuntos relevantes se informaron, discutieron y votaron con el resultado señalado, con activa participación y frente a quienes tienen derecho a ello, los socios del Club Campestre Español, S. A., constituidos en Asamblea General Ordinaria.

Etiquetado como: