Opinión

La histórica primera marcha de policías

Actualizado el 02 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Opinión

La histórica primera marcha de policías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La histórica primera marcha de policías - 1
ampliar
La histórica primera marcha de policías - 1

El lunes 22 de abril, convocada desde la ANEP, se realizó la primera marcha pacífica de policías (no fue una huelga) con la participación de Policía Penitenciaria, Migración, Turística y al menos trescientos oficiales de la Fuerza Pública, de distintas partes del país, como producto del creciente descontento ante el abandono de las diferentes administraciones de turno en brindarle una verdadera reivindicación, salarial, social y de calidad a este importante sector de trabajadores.

Pero también es una señal de alerta de que las policías están “cargadas”, agobiadas, por situaciones de desintegración familiar, falta de liquidez salarial, malas condiciones de salud ocupacional, y además por el “estrés” que ocasionan jornadas extenuantes y algunos malos “liderazgos”.

Es histórica esta marcha por cuanto participaron solo quienes estaban en su día libre, algunos de zonas muy alejadas, otros después de haber laborado toda la noche, pero todos con la consigna de que llegó la hora de defender sus derechos, por sobre la cultura del miedo. Representa el banderazo de salida, y de lo que hemos llamado el nacimiento de una nueva conciencia de hegemonía que desecha la corrupción y la falsa “milicia”; es la muestra de que quienes están acostumbrados a manipular el sistema deben modificar su forma de comunicarse con sus compañeros de clase; es el surgimiento de una nueva fuerza, amparada en el derecho y la justicia social.

El señor José María Rico, esposo de la señora presidenta de la República, saca un artículo en La Nación del 30 de abril, titulado “El recurso policial a huelga”. Señala el citado señor que “los participantes estimaban que, por gozar de su día libre, para expresar sus protestas, quedaban eximidos de la prohibición constitucional según la cual, por ser la policía un servicio esencial, no debía descuidar sus tradicionales funciones de vigilancia y mantenimiento del orden”. Ante esto debemos citarle un par de artículos de nuestra constitución: los 26, 27, y el 60, el cual señala: “Tanto los patronos como los trabajadores podrán sindicalizarse libremente, con el fin exclusivo de obtener y conservar beneficios económicos, sociales o profesionales”. Nunca se dejó de prestar el servicio, como fue de conocimiento público, por cuanto en la marcha se contó con personal en su día efectivamente libre.

PUBLICIDAD

Nos parece que lo que podría hacer el señor José María es aconsejar que se mejoren las condiciones del sector trabajador, sobre el cual recae la seguridad de la nación y de sus habitantes, y no pensar en revisar el derecho de estas acciones y sus límites. Si pretende citar la legislación reciente de países más avanzados, igual deberíamos revisar las condiciones salariales, jurídicas y sociales en que ellas laboran, por ejemplo. Pero además, pretender deslegitimar el derecho señalando la constitución es desconocer lo que en la materia señalan los tratados internacionales de los cuales nuestro país es partícipe.

De igual forma, desconocer a la ANEP como organización representativa del sector trabajador de la Fuerza Pública es un error, por cuanto, si bien en esta organización se atienden diferentes sectores, actualmente el suscrito está de tiempo completo, en representación y atención del sector policial, de la Fuerza Pública, en la promoción de sus derechos y en procura de mejorar su calidad de vida. La marcha la organizamos como miembro directivo de la ANEP, pero además como un conocedor de la problemática del sector, por cuanto llevo un poco más de nueve años como trabajador de la Fuerza Pública, a Dios gracias, con la altura moral suficiente para representar dignamente a mis compañeras y compañeros.

Finalmente, si la ley 7410 está sujeta a un borrador de reformas, ojalá y se estén contemplando mejoras de carácter integral, que inclusive permitan erradicar la intromisión política en nombramientos y se permita la creación de una verdadera carrera policial que beneficie al personal de la Policía y a la ciudadanía que recibe su servicio.

  • Comparta este artículo
Opinión

La histórica primera marcha de policías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota