Opinión

La hipocresía del país verde de Centroamérica

Actualizado el 07 de junio de 2013 a las 12:00 am

En Costa Rica se sigue actuando de forma violenta contra los recursos naturales

Opinión

La hipocresía del país verde de Centroamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica, el país ecologista por excelencia, el país en “paz con la naturaleza”, sigue actuando de forma hipócrita y violenta contra sus recursos naturales y, de nuevo, contra los defensores de su riqueza natural. Es increíble que un país donde el turismo ecológico soporta gran parte de su economía, donde su eslogan internacional es el “No artifical ingredients”, y en cuyo aeropuerto te reciben con fotos de su biodiversidad, en realidad tiene como última prioridad la conservación de su naturaleza, la defensa del derecho al acceso a un medio ambiente sano y, en general, la protección de su biodiversidad.

La semana pasada asesinaron a un ambientalista defensor de las tortugas marinas de una playa del Caribe, siendo este solo el último caso de una larga lista de atentados contra activistas y defensores de la naturaleza. No es posible que en el país de la democracia, en el país sin ejército, se den este tipo de situaciones, más aun cuando se defiende una causa justa.

Este tipo de casos son comunes en Latinoamérica; este no es el primer sacrificio en aras de un desarrollo económico falso e insostenible, pero ¿que pase en Costa Rica, el país de la biodiversidad? Son innumerables los casos de atentados contra la naturaleza y la gente que intenta protegerla; cientos, si no miles de casos de cacería de fauna silvestre, de megaestructuras en ecosistema frágiles, de deforestación por proyectos de interés nacional, de impactos ambientales incalculables para el “desarrollo”, de atentados contra nuestro “emblemático” sistema de parques nacionales, de amenazas y casos de corrupción que ocurren cada día en el país. Y, lo peor, a vista y paciencia, y con el apoyo del Gobierno, de dirigentes y grandes empresarios, la clase más educada del país. Claro, tenemos un ejemplar Sistema Nacional de Áreas de Conservación, pero, ¿de qué sirve si el sistema legislativo, judicial y ejecutivo del país no está de su lado? Peor aún: con su completo y absoluto subfinanciamiento, ¿qué podría hacer?

Siento en este momento luto, tristeza y verguenza por el país del que, hoy por hoy, soy ciudadano orgulloso y por el que trabajo todos los días en pro de su conservación. Necesitamos un alto a la impunidad y una reevaluación de las metas y políticas nacionales, para realmente asegurar el patrimonio natural del país, dejar la hipocresía y enfrentar los problemas ambientales de una vez.

PUBLICIDAD

La vida de una persona que luchaba por una causa justa no puede ser extinguida por razones injustas y por un grupo de desadaptados que no merecen nada más que todo el peso de la ley y la abominación y desprecio de toda la sociedad. Necesitamos un Gobierno justo, responsable, ético, sin corrupción, que vele por el patrimonio de todos los costarricenses y el mundo, que haga cumplir la ley y asegure el acceso a un medio ambiente sano.

Me uno a la queja de colegas, amigos y conocidos y, les aseguro, seguiré trabajando incansablemente por este país y su biodiversidad. Como sociedad, tenemos el poder de presionar y cambiar la situación; necesitamos unir esfuerzos y desprestigiar este tipo de actos. ¿Quién se une?

  • Comparta este artículo
Opinión

La hipocresía del país verde de Centroamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota