Opinión

Contra la hipertensión arterial, menos sal

Actualizado el 17 de abril de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Contra la hipertensión arterial, menos sal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Contra la hipertensión arterial, menos sal - 1
ampliar
Contra la hipertensión arterial, menos sal - 1

No es casualidad que el tema del Día Mundial de la Salud sea la hipertensión arterial (HTA). Esta enfermedad representa, en el ámbito internacional y nacional, un desafío para el sistema de salud, como bien lo indicó, en el Foro de La Nación del pasado 11 de abril, la Dra. Ileana Balmaceda Arias, presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Constituye el principal factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares (ECV), primera causa de muerte en la mayoría de los países del mundo, y la segunda de discapacidad por enfermedad cardíaca, cerebro-vascular e insuficiencia renal.

Se ha demostrado científicamente que al menos un 30% de la hipertensión arterial es debido a un consumo excesivo de alimentos fuentes de sal y de sodio, por lo que la reducción de su consumo constituye la intervención poblacional más económica y eficaz para prevenir la hipertensión arterial y otras enfermedades crónicas relacionadas, con un costo estimado entre ¢20 y ¢160, por persona por año (tasa de cambio: ¢500 /$ USA).

Desde hace algunas décadas se han implementado estrategias para reducir el consumo de sal en Europa y más recientemente en las Américas. En el año 2009, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizaron el lanzamiento de la Iniciativa de prevención de la ECV mediante la reducción del consumo de sal en las Américas . La meta política declarada para esta iniciativa fue “Un descenso gradual y sostenido en el consumo de sal en la dieta con el fin de alcanzar los objetivos nacionales o en su ausencia, la meta internacional de menos de 5 g de sal/persona/día para el 2020”. Cinco gramos de sal equivalen a una cucharadita rasa de sal o 2 gramos de sodio.

Las autoridades superiores del Ministerio de Salud y del Colegio de Médicos y Cirujanos se comprometieron a apoyar esta política regional. Así fue como en el 2011 se lanzó el Plan nacional para la reducción del consumo de sal y sodio para la población de Costa Rica, 2011-2021 , que busca generar evidencia científica basal de la situación de país; desarrollar un plan de mercadeo social y capacitación que concientice y capacite a los diversos sectores involucrados (incluida la población general); trabajar conjuntamente con el sector productivo para reducir el contenido de sal y sodio tanto en alimentos procesados como preparados en restaurantes, incluso los de comidas rápidas; monitorear y evaluar las acciones para verificar la reducción del consumo de sal/sodio y asegurar que estas medidas no afecten el aporte recomendado de yodo y flúor, proveniente de la sal fortificadas. Como parte de este plan nacional, el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) y el Ministerio de Salud, con el apoyo técnico de la OPS/OMS y de universidades de Canadá, Brasil y Australia, así como el apoyo financiero del Centro Internacional de Desarrollo de la Investigación (IDRC) de Canadá están implementando el Programa de reducción del consumo de sal/sodio en Costa Rica , declarado recientemente de interés público y nacional ( La Gaceta N.° 49 del 11 de marzo del 2013) . Para combatir la presión alta se requiere, sin duda alguna, un arduo trabajo intersectorial, pues contribuir a mejorar la situación de salud no es solo responsabilidad del Gobierno, del sector productivo o de las personas, sino de todos los actores sociales involucrados.

PUBLICIDAD

Coordinadora del Programa de reducción del consumo de sal/sodio en Costa Rica, Inciensa.

  • Comparta este artículo
Opinión

Contra la hipertensión arterial, menos sal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota