Opinión

El hambre oculta de África

Actualizado el 15 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

El hambre oculta de África

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

DAR ES-SALAM (TANZANIA) – Hace poco más de 20 años, el fotógrafo sudafricano Kevin Carter sorprendió al mundo con una imagen polémica de un niño sudanés famélico, vigilado de cerca por un buitre durante una hambruna. Los críticos vapulearon la toma por considerarla “pornografía del desastre” y la definieron como un ejemplo más de cómo los medios internacionales recurren al sensacionalismo cuando abordan los problemas africanos.

Sin embargo, lo que me perturba no es la fotografía, sino, más bien, el hecho de que, dos décadas después, las condiciones que muestra la imagen siguen prácticamente intactas. Cada año, 3,1 millones de niños continúan muriendo de hambre en todo el mundo.

Como médico africano, sé que los estragos de la desnutrición y el hambre agudas no siempre son visibles. No siempre son tan evidentes como en las costillas que les sobresalen a niños fantasmales conectados a sondas nasogástricas, como los que solía ver en las salas hospitalarias de Tanzania. La desnutrición crónica, o el “hambre oculta”, se manifiesta de otras maneras, pero puede ser igualmente devastadora y mortal. Y, mientras que las muertes causadas por muchas otras enfermedades, entre ellas la desnutrición aguda, han disminuido, el hambre oculta sigue siendo muy generalizada.

En las dos últimas décadas, se ha alcanzado un éxito sorprendente en la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria. Las nuevas infecciones de VIH cayeron hasta un 50% en algunos países de África, mientras que las muertes relacionadas con el sida se redujeron en un 30%-48%, los casos de tuberculosis han disminuido un 40% y los casos de malaria, un 30%.

Sin embargo, el enlentecimiento del crecimiento infantil temprano como resultado de la desnutrición sigue siendo elevado, y cayó apenas un 1% en el mismo período. En África, el hambre sigue siendo la principal causa de muerte entre los niños, representa la mitad de todas las muertes de niños de menos de 5 años y resulta más letal que el sida, la tuberculosis y la malaria juntos.

En verdad, muchos estudios científicos han demostrado que un niño desnutrido tiene muchas más probabilidades de contraer una infección, sufrir otras enfermedades y padecerlas durante más tiempo. La diarrea, por ejemplo, es una enfermedad mortal para los niños que tienen un peso muy por debajo del normal y, a la vez, con 12 veces más de probabilidades de morir de una enfermedad que debería tratarse fácilmente. Y los niños con un peso muy por debajo del normal tienen también 9,5 más probabilidades de morir a manos de la malaria.

De hecho, hoy está confirmado que la desnutrición infantil es la causa principal de la carga de enfermedades globales –la Organización Mundial de la Salud le atribuyó un 45% de todas las muertes de niños menores de 5 años en el 2011–. Informes recientes de la República Centroafricana, azotada por la guerra, indican que más niños se mueren allí de hambre que como consecuencia de las balas.

Estas cifras hacen que el problema de la desnutrición parezca insuperable. Pero la solución no es ningún secreto: vitamina A, sal yodada y alimentos fortificados. La falta de vitamina A por sí sola le causa ceguera a medio millón de niños cada año, mientras que la mitad de ellos se mueren dentro de los 12 meses de haber perdido la visión. De la misma manera, la mitad de todas las mujeres en edad reproductiva en los países en desarrollo padecen de sistemas inmunes debilitados, debido a la anemia causada por la falta de hierro.

El daño a largo plazo causado por la desnutrición tiene un efecto dominó que impide el logro educativo y, en definitiva, afecta a las economías nacionales. Encarar esta crisis en curso exige dinero –se calcula que $10.000 millones por año– y nuevas y mejores estrategias para acercarles soluciones a las madres y los niños que más las necesitan, y, así, salvarles la vida.

Pero el costo parece mucho menos abrumador cuando se tiene en cuenta el costo del hambre. La Unicef estima que el costo de la desnutrición infantil de África es de $25.000 millones al año. Y esta no es toda la historia. La desnutrición le cuesta unos $3,5 billones cada año a la economía global, debido a la pérdida de productividad y a los mayores costos de la atención médica.

Para enfrentar este desafío, salvar vidas y mejorar las economías, África necesita una estrategia integral y una mayor inversión en agricultura.

La Unión Africana ha declarado el 2014 como el año de la agricultura y la seguridad alimenticia en África, y se espera que el sector agrícola del continente crezca significativamente. En teoría, eso debería mejorar el problema de la desnutrición en general, pero una mayor inversión en la agricultura no es ninguna panacea. Necesitamos concentrarnos en generar programas agrícolas que tengan en cuenta la nutrición y que incluyan a agricultores de pequeña monta, a los hogares, a las mujeres y a los niños.

Un gran paso adelante sería aumentar el control de las mujeres sobre la propiedad de las tierras y las decisiones agrícolas, junto con el acceso a créditos y subsidios para la agricultura destinados a fomentar la producción doméstica de alimentos a través de la jardinería y la cría de ganado y aves de corral. Hay estudios que demuestran que las mujeres tienen muchas más probabilidades que los hombres de gastar el ingreso adicional en alimentos y salud. Mejorar sus ingresos agrícolas y su poder a la hora de tomar decisiones en definitiva tiene un mayor impacto en la salud y la alimentación de los niños.

Es más, las políticas, los subsidios y las inversiones agrícolas tradicionalmente han beneficiado a los productores de cereales. Pero los responsables de las políticas económicas necesitan concentrarse en aumentar el acceso a más alimentos nutritivos como carne, frutas y verduras, que son demasiado costosos para los pobres.

La desnutrición causa el mayor daño durante los primeros 1.000 días de vida, y se traduce en cambios severos e irreversibles en la salud de los niños. Para hacer progresos reales contra el hambre oculta, los Gobiernos africanos, respaldados por socios globales para el desarrollo, deben actuar con suma rapidez. El hambre de los niños en África no tiene que ser tan dramática, como la retrató la fotografía de 1993 de Carter, para ser tan mortal.

Ramadhani Abdallah Noor, médico de Tanzania, forma parte del equipo de investigación de la Escuela Harvard de Salud Pública y es un miembro New Voices en el Aspen Institute. © Project Syndicate.

  • Comparta este artículo
Opinión

El hambre oculta de África

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota