Opinión

¿Qué hacer con la vivienda social ?

Actualizado el 19 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Hay que asegurar que los subsidios lleguen a quienes realmente lo necesitan

Opinión

¿Qué hacer con la vivienda social ?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El país no ha logrado satisfacer la demanda de vivienda de forma adecuada en los diferentes estratos de la población.

La necesidad proviene de tres conglomerados socioeconómicos que demandan mejor acceso a casas en un entorno saludable y seguro que les permita desarrollar las potencialidades ciudadanas; sin embargo, la forma para acceder a una vivienda es distinta entre los sectores, razón por la cual su abordaje debe ajustarse a las necesidades particulares.

El primer sector, el más “acomodado” lo conforma el 14% del total de los hogares que no cuentan con vivienda propia (INEC) aunque sus ingresos sobrepasan los seis salarios mínimos (¢1.500.000), cifra que supone que tienen acceso a un crédito del sistema financiero sin necesidad de un subsidio estatal.

El segundo sector, conformado por un 45% de los hogares “medios” sin vivienda propia, cuyo ingreso oscila entre tres y seis salarios mínimos (entre ¢748.000 y ¢1.500.000), requiere alguna ayuda estatal, especialmente los que reciben menos de cuatro salarios mínimos.

Los otros precisan de facilidades financieras competitivas y, principalmente, un mercado inmobiliario que atienda sus expectativas.

El tercer sector está compuesto por el 40% de los hogares que no cuentan con vivienda propia y cuyos ingresos no sobrepasan los dos salarios mínimos (alrededor de ¢499.000), lo que implica que solo pueden acceder al bono familiar de la vivienda.

Este grupo capta actualmente el 95% de los subsidios estatales de vivienda.

El Sistema Financiero Nacional para la Vivienda tiene poco menos de tres décadas de creado, período en el cual ha otorgado más de 300.000 ayudas, lo que explica que Costa Rica sea uno de los países con el menor déficit de vivienda.

Sin embargo, persisten muchos retos que deben ser resueltos a corto y mediano plazo. Me refiero, fundamentalmente, a brindar soluciones a las familias de sectores medios.

Y el otro gran desafío consiste en asegurar que los subsidios lleguen a las personas que realmente lo necesitan; es decir, a los que menos tienen.

Propuesta. Para lograrlo planteo cinco puntos en los que es urgente trabajar:

1. Articular las instituciones y programas existentes en el país orientados al combate de la pobreza, pues la dispersión de todos los programas ha generado también la dispersión en la atención y ha limitado la respuesta a los problemas sociales existentes.

2. Las autoridades encargadas en materia social deben determinar cuáles son las zonas vulnerables prioritarias, para con ello establecer los programas específicos que impactarán a corto plazo.

3. Conformar un sistema que permita la unificación y reducción de trámites para el desarrollo de proyectos de vivienda dirigidos a zonas socialmente vulnerables.

4. Aseguramiento de hipoteca, un seguro que permita garantizar el retorno de capital y que proteja a las entidades financieras en caso de incumplimiento por parte del deudor hipotecario. Así las entidades financieras e inversionistas podrían ofrecer préstamos con mejores condiciones de aporte, gastos y porcentaje de financiamiento.

5. Generar condiciones preferenciales de crédito con el abanico de leyes y reglamentos existentes, reorientando las políticas actuales del sector vivienda hacia otro ámbito de aplicación, como es la posibilidad de financiamiento subsidiado para los grupos no cubiertos de nuestra economía.

Alejandro Camacho H. es consultor ambiental e inmobiliario

  • Comparta este artículo
Opinión

¿Qué hacer con la vivienda social ?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota