Opinión

La gallina de los huevos de oro

Actualizado el 11 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

La gallina de los huevos de oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando se apagó el volcán Arenal, en San Carlos comenzaron las carreras. Después de que algunos hoteles se dejaban cobrar sumas estrafalarias, como de $600 la noche, esos hoteles hoy están vacíos y en manos de los bancos.

Con el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, siento que, al igual que con el volcán Arenal, el turismo se verá seriamente afectado, y con razón. Una habitación para cuatro personas en el aeropuerto de Miami cuesta $125 la noche, y en un hotel al sur de Conchal en Guanacaste, $180 la noche.

En un restaurante de lujo de Avenida Escazú, por entrada, plato principal y bebida, se pagan unos ¢15.000 por persona. Este monto es el mismo que me cobraron hace poco por un plato de arroz con mariscos y una limonada en Playa Callejones, Guanacaste. La calle entre Villareal y Pinilla, en Guanacaste, está llena de huecos, y pasa exactamente en frente del hotel insignia de una de las más prestigiosas cadenas de hoteles de Estados Unidos

Infraestructura. Aunado a lo anterior, a pesar de que el precio del petróleo ha bajado casi 60% del precio que tenía en junio del año pasado, nos recetaron unas pobres rebajas en los precios de los combustibles. Eso sin contar que el valor del dólar bajó un 15% en los últimos meses. Sin embargo, no bajan los precios de los buses, de los taxis, ni los autos de alquiler.

Finalmente, los pobres turistas deben circular por unas carreteras malas y peligrosas, porque ni los ingenieros del Conavi ni los del MOPT pudieron prever que en las vías hacia las playas del Pacífico o del Atlántico, rutas 27 y 32, respectivamente, era más fácil y más barato construir túneles en lugar de hacer esos cortes de 60 metros de altura que todos los años se derrumban.

En marzo de 1999, se comenzó a construir una ruta de solo 26 kilómetros entre San Ramón y San Carlos, y no se ha podido concluir ni un 50%.

La diferencia entre la calidad, el servicio y el costo de los servicios turísticos es desproporcionado. El día en que los turistas, por curiosidad, costo y belleza de las playas, se vayan para Cuba, comenzarán los llantos y lamentos por haber matado la gallina de los huevos de oro.

El autor es abogado.

  • Comparta este artículo
Opinión

La gallina de los huevos de oro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota