Opinión

Un futuro promisorio para el Seguro Social

Actualizado el 29 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

La Caja necesitaun plan coherente con el que nos comprometamos todos

Opinión

Un futuro promisorio para el Seguro Social

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un futuro promisorio para el Seguro Social - 1
ampliar
Un futuro promisorio para el Seguro Social - 1

¡Llegó la hora de un esfuerzo nacional más serio y contundente para remozar la Caja Costarricense de Seguro Social! La CCSS es la institución más importante del país. Establecida en los años cuarentas, gracias a la visión y la valentía del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, el Seguro Social veló por nuestra salud y siempre ha sido un factor de cohesión social. Nuestra Caja es el principio cristiano de justicia social en acción.

Históricamente, la CCSS lo hizo bien. Los índices de salud de Costa Rica son equivalentes a los de países desarrollados. Hoy, sin embargo, no hay mejor ejemplo de la “dejazón” en que hemos caído que esta institución vital.

Soluciones. En el Proyecto País “La Vía Costarricense”, del que formo parte, tenemos la ilusión de proponer soluciones a los retos de la Caja. Aspiramos a tener una institución eficiente, tecnológicamente avanzada, solidaria y humanista. Una organización que, por un lado, atienda a las y los asegurados con el esmero y la dignidad que nos merecemos. Y, por otro lado, se convierta en la columna vertebral de un nuevo conglomerado de exportaciones: servicios de salud.

Es posible realizar este doble propósito. Conviene alzar la mirada para observar lo que se vislumbra en el horizonte. Vemos una población de 300 millones de norteamericanos cada día mas longevos, cuyos servicios de salud ya son muy costosos y seguirán aumentando. Con un mercado como ese, Costa Rica podría aprovechar su buen nombre para venderles servicios de salud. El llamado “turismo médico”, que nos llega de manera tímida, hasta ahora concentrado en tratamientos estéticos y dentales, ya genera cerca de $300 millones por año. ¿Por qué no trabajar para desarrollar un nuevo conglomerado de exportaciones de servicios de salud, que llegue a los $5.000 millones en diez años o menos? ¿Por qué no pensar en la CCSS del futuro, como una entidad dotada de la mejor y más sofisticada tecnología con la que atiende a las/los aseguradas/os, y que refuerza también ese conglomerado de exportaciones de servicios de salud? ¿Acaso no pueden trabajar los quirófanos y los TAC y todo lo demás, las 24 horas del día, generando más puestos de trabajo para profesionales de la salud? ¿Acaso no podemos diseñar un sistema de cobro de servicios a extranjeros para reforzar los ingresos de la CCSS? ¿Por qué no involucrar de lleno a las universidades nacionales en el esfuerzo de capacitación e investigación que sería necesario? ¿Por qué no vender pólizas de salud del INS en los Estados Unidos paratratamientos médicos en Costa Rica? ¿Acaso nos hemos vuelto tan inútiles como para no soñar en grande y poder realizar cosas como estas?

PUBLICIDAD

Deterioro de la CCSS. Pero decía que también hay que fijarse en el sendero por el que caminamos. Con dos billones de colones de presupuesto, 45.000 trabajadores, y el fondo de pensiones más importante del país, la Caja es la institución pública más grande de Centroamérica. Sin embargo, presenta alarmantes signos de deterioro.

Menciono algunos ejemplos:

1. A junio de este año, la lista de asegurados que esperan ser atendidos es superior a los 650.000. Durante los últimos dos años este número se duplicó, pese al ingreso de más de 11.000 nuevos funcionarios a la CCSS en el cuatrienio pasado.

2. Tanto el régimen de salud, como el de invalidez, vejez y muerte, enfrentan serios desafíos financieros, ampliamente conocidos.

3. Dos poderosas herramientas de gestión, el Expediente Digital Único y el Sistema Electrónico de Compras, sufren grandes atrasos. El primero se inició desde 1998 y ahora dicen que no estará finalizado antes del 2017. El segundo, llamado Merlink, está en pruebas desde el 2010 y no se termina de adoptar, a pesar de que ya funciona en el ICE y le ahorra a esa institución miles de millones de colones en sus compras.

4. La débil gestión tiene un alto costo: solo en el 2011 se incineraron 880 toneladas de fármacos vencidos.

5. Al 11 de junio, estaban pendientes de presentación para aprobación de la Junta Directiva dos terceras partes de las 91 recomendaciones que formuló la Comisión de Notables.

Adicionalmente el informe Estado de la Nación identifica retos más profundos que también tiene la CCSS. En primer lugar, cambió el perfil de enfermedades. Erradicamos exitosamente enfermedades infecto-contagiosas, pero enfrentamos ahora enfermedades más complicadas y más costosas de tratar: cáncer, coronarias, diabetes, entre otras. En segundo lugar, gracias a los avances en salud, somos más longevos. Este logro implica para la CCSS mayores gastos tanto en el régimen de salud como en el de pensiones. Finalmente, aumentó de manera importante el número de trabajadores independientes asegurados que le generan menos ingresos a la Caja que los reportados en planilla, hecho que afecta la sostenibilidad financiera de la seguridad social.

Hora del esfuerzo nacional. Con este diagnóstico, está claro que llegó la hora de un esfuerzo nacional más serio y más contundente para remozar esta gran institución. Como la mayoría de mis conciudadanos soy “cajista”, y afirmo que la CCSS no aguanta parches. La Caja necesita un plan coherente, a diez años plazo, con el que nos comprometamos todos, independientemente de los Gobiernos de turno. La CCSS necesita un marco legal renovado, y, mientras tanto, un decreto ejecutivo de intervención consensuado con los otros Poderes de la República, que permita realizar lo que hay que hacer – empezando por eliminar el tiempo de espera que afecta a cientos de miles de costarricenses–.

PUBLICIDAD

La CCSS es la columna vertebral del sistema de solidaridad que sostiene a nuestra democracia.

Compatriotas, ¡es hora de entrar en acción!

  • Comparta este artículo
Opinión

Un futuro promisorio para el Seguro Social

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota