Opinión

Un futuro que nos permita aprovechar la energía solar

Actualizado el 21 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Plantas eléctrico-solares podrían producir la energía eléctrica que tanto necesitamos

Opinión

Un futuro que nos permita aprovechar la energía solar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un futuro que nos permita aprovechar la energía solar - 1
ampliar
Un futuro que nos permita aprovechar la energía solar - 1

Durante mi asistencia a la última convención de la industria norteamericana de energía solar, tuve la oportunidad de escuchar un optimista mensaje del presidente Bill Clinton, en el cual hizo referencia a nuestra presidenta como una fanática por las energías limpias y como protectora del subsuelo costarricense ante la búsqueda de hidrocarburos, pero la cual, ante la problemática de no poder reducir la creciente factura petrolera del país, le pidió su ayuda para conseguir un fabricante de automóviles eléctricos que desee fabricarlos en Costa Rica.

También pude constatar que la industria de energía solar ha llegado a ser la de más rápida expansión en los EE. UU., gracias al financiamiento multibillonario que ha proporcionado el fisco americano, con base en una ley que por US$ 800 billones fue aprobada en el primer mes de la Administración Obama con el fin de estimular la creación de empleos y la recuperación de la economía norteamericana.

La capacidad productiva instalada en los EE. UU. pasó de 8 GWatts en el 2009 a 23 GWatts el 2011 (10 veces la capacidad productiva de Costa Rica), y el precio de venta de los paneles solares se ha reducido drásticamente hasta llegar actualmente a los 64 centavos de dólar por vatio de potencia. Se estima que ese precio continuará en descenso hasta los US$ 0,47 para el 2015.

El costo de la inversión total para una planta solar también se ha reducido hasta los US$1.600 por kilovatio de potencia, un valor que es por ahora, la tercera parte de lo que podría terminar costando la represa hidroeléctrica Reventazón del ICE (estimada a esta fecha en US$ 4.600 por KWatt de potencia). El avance tecnológico ha permitido que se pueda aprovechar la energía solar recibida en un metro cuadrado de superficie terrestre, y convertirla en 200 vatios de potencia eléctrica. Eso implica que se requieren cinco metros cuadrados para generar Un kilovatio y cinco mil metros cuadrados (media hectárea) para generar nn megavatio. Dos megavatios por hectárea. 20 MEGAVATIOS en 10 hectáreas. Y una planta de 20 megavatios puede ser construida en solo dos meses.

Desafortunadamente el sol no brilla de noche, y es necesario que una planta solar tenga respaldo nocturno, con otra fuente energética de bajo costo de producción como podría ser una planta eólica, una planta hidroeléctrica, o una planta de gas natural en ciclo combinado para el caso que la planta se diseñe para generar energía firme durante los meses secos de verano.

PUBLICIDAD

Desgraciadamente, todos sabemos que por ahora el ICE no contempla, en sus planes de expansión de la generación eléctrica a 10 años plazo, ninguna planta solar como las que se están instalando en todo el mundo. Está muy enfocado a desarrollar los proyectos de altísimo costo en el Reventazón y luego en el Diquís. Y, por falta de una ley eléctrica que dé las garantías jurídicas y de mercado apropiadas, tampoco podremos esperar a corto plazo que algún inversionista nacional o extranjero se arriesgue a construir una planta eléctrico-solar en Nicoya, lugar sumamente apropiado para su ubicación, gracias a los cielos limpios y poca nubosidad de la que disfruta dicha zona.

La época de mayor radiación solar para nuestra latitud es a partir del mes de enero ya que el cuatro de ese mes se da el máximo acercamiento de la Tierra al Sol, o perihelio. Varias plantas eléctrico-solares podrían producir la energía eléctrica que tanto necesitamos a bajo costo durante los meses secos de verano, pudiendo sustituir perfectamente a las plantas térmicas en base a búnker como la de Garabito. El costo de producción de una planta solar es muy similar al de una planta hidroeléctrica de filo de agua que solo opere durante seis meses al año, o el de una planta eólica que lo haga durante cuatro meses al año.

En los EE. UU. se requirió de una ley que financiase billonariamente estas plantas, en Costa Rica lo único que necesitamos para ponerlas en operación es una Ley que brinde garantías de mercado y seguridad jurídica a largo plazo, para que sean inversionistas privados los que tomen la iniciativa y arriesguen sus capitales.

  • Comparta este artículo
Opinión

Un futuro que nos permita aprovechar la energía solar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota