Opinión

La falta de legislacióny los medicamentos genéricos

Actualizado el 20 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Se debe traer a cuentas a quienes han atentado contra la salud de los costarricenses

Opinión

La falta de legislacióny los medicamentos genéricos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los medicamentos genéricos son fabricados para proveer a la persona que los utiliza los ingredientes farmacológicos activos, con una disponibilidad, en la misma potencia y en una misma concentración que los ingredientes de un medicamento de una marca patentada. Según la Organización Mundial de la Salud, deben ser bioequivalentes a la marca original, esto significa que son equivalentes farmacéuticos. En el nombre generalmente figura la sustancias de las que está hecho (principio activo) y el nombre del fabricante.

La principal ventaja de los medicamentos genéricos (frente a los de marca), es su menor costo, ya que la etapa de investigación y promoción comercial se dio con antelación durante el periodo de “patente vigente”, en otras palabras, el producto “innovador” o de marca ya completó los costosos estudios de eficacia y seguridad.

Sin embargo, los medicamentos genéricos deben cumplir los mismos requisitos para su registro sanitario, demostrando que tienen el mismo principio activo que el medicamento de marca y que se comporta de la misma manera en el organismo.

No es el propósito de este comentario discutir sobre la calidad universal de los medicamentos genéricos, la cual en todo caso, es susceptible de evaluarse, mediante estudios de laboratorio (farmacéuticos) que garanticen la calidad final del producto (eficacia, presentación, conservación, vencimientos, etc.).

Los organismos públicos de salud, como la Caja Costarricense de Seguro Social, ahorran millones de colones con la adquisición de medicamentos genéricos debido a la gran diferencia en su precio de compra. Los medicamentos, todos de patente, se tornarían de obtención económicamente insostenible para la Caja, si no se tuviera acceso a esta opción de compra. Además, para la población general son fundamentales en la economía del hogar.

Según una publicación reciente en el periódico La Nación, el Dr. Albin Chávez, jefe de Farmacoepidemiología de la Caja Costarricense de Seguro Social en Costa Rica, más del 95% de la población tiene acceso a medicamentos (cifra en Latinoamérica solo alcanzadas por Uruguay, Chile y Cuba), siendo gran parte de estos medicamentos genéricos.

Quienes provocaron el vacío legal en las investigaciones biomédicas no previeron situaciones básicas en el sistema público de salud, originando una situación que podría llegar a ser caótica, debido a una toma de decisiones al margen de sus consecuencias. No se recurrió a la asesoría de organismos técnicos en la materia, al menos para dejar apertura a que continuaran hasta la promulgación de una ley, estudios como los de bioequivalencia (que permite garantizar que el medicamento genérico se comporta de manera equivalente en el organismo al medicamento de marca; en caso contrario, no se puede garantizar la eficacia de algunos medicamentos genéricos).

PUBLICIDAD

Además de la torpeza de suspender indefinidamente las investigaciones clínicas con medicamentos, vacunas y en general productos biológicos, que a través de la historia han marcado una ruta de mejor salud para todos, tirar por la borda las pruebas de bioequivalencia ya no es solamente un error político, sino que raya en la necesidad de traer a cuentas a quienes por ignorancia o irresponsabilidad han atentado contra la salud de los costarricenses, olvidando incluso que Costa Rica, en 1976, se adhirió al pacto Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el cual, entre otros, obliga al estado costarricense a velar por el desarrollo de la Salud.

La memoria política de los costarricenses no debiera olvidar a quienes a nivel legislativo, repetidamente han entorpecido con decenas de mociones reiterativas el avance de un proyecto vital para el país, el cual es apoyado por una mayoría de diputados, que no puede en la práctica hacer valer derechos relacionados con la democracia basada en las mayorías.

¿Provocará la crisis que denunciamos, una caída en el acceso real a medicamentos con pruebas de biodisponibilidad en Costa Rica? ¿Lo vamos a aceptar? ¿Cómo garantizar, entonces, la calidad de los medicamentos genéricos, si en Costa Rica no es posible realizar los estudios de bioequivalencia?

Eduardo Brilla Salazar. Microbiólogo, vocal de la Junta Directiva de la Asociación Costarricense de Investigación en Salud Humana

  • Comparta este artículo
Opinión

La falta de legislacióny los medicamentos genéricos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota