Opinión

De las especialidades médicas y la CCSS

Actualizado el 11 de junio de 2013 a las 12:00 am

Dificultades de la CCSS tienen poca relación con especialidades médicas en “U” privadas

Opinión

De las especialidades médicas y la CCSS

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No existe una ecuación matemática o una fórmula mágica para calcular los especialistas que se necesitan en la CCSS, y mucho menos los que se necesitan en el país, que no es lo mismo. Se han hecho algunos estudios más serios para calcular las necesidades y otros en los que simplemente se hace una consulta a los directores de los hospitales y estos indican lo que, a su criterio, son los requerimientos específicos de su centro hospitalario.

Entonces, partir de esta información para sugerir que no se dispone de suficientes especialistas y que este es el origen de las dificultades de los hospitales del Seguro Social, resulta sumamente simplista. Para realizar un estudio serio en este tema se requiere conocer, entre otros criterios, la capacidad instalada de la CCSS y su complejidad, la red de servicios, el perfil epidemiológico y demográfico de la población, las listas de espera, las jubilaciones de los actuales funcionarios, entre otros. Como se anotó, no existe una fórmula mágica.

Por otro lado, ya en el 2010 las autoridades de la CCSS indicaban que, si bien es cierto, existían necesidades insatisfechas en algunas áreas, la situación ya estaba mejorando y se proyectaba que en el 2014 las necesidades de algunos de los especialistas ya estarían cubiertas. Y así está ocurriendo en muchos de los casos. No en todos porque, justamente, esto depende de un proceso dinámico, en donde surgen constantemente necesidades diferentes por la apertura de nuevos servicios, traspaso de algunos médicos hacia la medicina privada e incluso hacia otros entes públicos como, por ejemplo, el nuevo Hospital del Trauma del Instituto Nacional de Seguros, el cual, en palabras de su gerente general, tendrá una planilla de especialistas correspondiente al 1% del cuerpo médico nacional, lo cual no es nada despreciable.

En los últimos años (2005-2012), y bajo el convenio específico CCSS-UCR, se han formado 1.020 médicos especialistas; el 55% proviene de la Escuela de Medicina de la UCR, mientras que el 44% procede de las Escuelas de Medicina de las Universidades privadas.

Estos datos, con tendencia a equilibrarse próximamente debido a la gran cantidad de graduados de universidades privadas, contradice la acción de inconstitucionalidad que el señor Rector de la Ucimed interpuso en el año 2011, en la que se indica que hay un trato desigual en la educación de los residentes según universidad de procedencia.

PUBLICIDAD

Es importante comprender también la forma en que se utilizan los recursos que genera la matrícula de los estudiantes de las Especialidades Médicas. Aproximadamente un 70% se utiliza para cubrir salarios, tanto docentes como administrativos. Los salarios administrativos sustentan al personal de la Universidad que apoya la conducción de los programas, quienes se ubican en el Cendeisss, en la Escuela de Medicina y en los Hospitales.

El presupuesto para los docentes debe repartirse entre aproximadamente 1.200 profesores, quienes reciben remuneraciones de carácter simbólico. Si no fuera por el compromiso y lealtad que estos docentes mantienen con las dos instituciones, el sistema no funcionaría y los números no cerrarían. El resto del presupuesto se va en los demás gastos del programa y un 5% se usa para dar becas a los residentes para actividades académicas, tanto dentro como fuera del país.

El SEP-UCR se queda con un 15%, que luego se reinvierte en todos los programas de posgrado de la Universidad. Es un sistema solidario y todos los programas que captan recursos externos, como las Especialidades Médicas, deben dar este porcentaje para apoyar a los demás posgrados a costear algunas actividades académicas, tanto de profesores como de estudiantes.

En el fondo, las dificultades que enfrenta el país en materia de Seguridad Social tienen poca relación con la apertura de Especialidades Médicas en las Universidades privadas.

El problema es mucho más complejo porque hoy tenemos el resultado de lo que se hizo o dejó de hacer en el pasado, cuando la CCSS creció, pero lamentablemente no acorde con el crecimiento poblacional y el aumento en el número de asegurados. Lo que se necesita es voluntad política para ordenar este asunto inteligentemente y dejar de lado el uso de estas temáticas con fines amarillistas, cada vez que nos aproximamos a las elecciones presidenciales.

  • Comparta este artículo
Opinión

De las especialidades médicas y la CCSS

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota