Opinión

Ante el escándalo, información correcta

Actualizado el 07 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Tenemos comoprincipio no poner en riesgo la salud de nuestros pacientes

Opinión

Ante el escándalo, información correcta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las noticias sobre el lamentable caso de una paciente a quien se le complicó su estado de salud, supuestamente, después de habérsele practicado un acto médico estético en sus glúteos, me han preocupado. A partir de este suceso he seguido de cerca la cobertura periodística y he constatado que la versión difundida por la prensa carece de algunas fuentes de información relevantes, y llega a ciertos niveles de desinformación.

Como presidente de la Asociación Centroamericana de Medicina Estética y Cirugía Cosmética (ASCAMECC), y por respeto a la opinión pública, la información difundida debe ser aclarada, con el fin de que los costarricenses puedan formarse un criterio con la verdad.

Los artículos publicados han querido demostrar que existen profesionales que están realizando procedimientos para los que no han sido capacitados. Como profesionales serios y conocedores de nuestras responsabilidades frente a la integridad, la salud y la vida de nuestros pacientes, nos desempeñamos en un marco ético y moral bajo el precepto del primum non nocere, que significa, primero no hacer daño, y siendo el juramento hipocrático un sólido cimiento en el noble ejercicio de la profesión médica.

Contrario a lo expuesto por los medios, sí existe en la profesión médica la medicina estética y la cirugía cosmética. La cirugía cosmética nace en 1971 cuando el Dr. Arpad Fischer y su hijo el Dr. Giorgio Fischer crean la Sociedad Italiana de Cirugía Estética, es la primera sociedad de cirugía cosmética fundada hasta entonces; en 1974 ambos médicos cirujanos (no cirujanos plásticos) inventan la liposucción. El Dr. Giorgio Fischer fundó en 1986 la Sociedad Italiana de Lipoescultura. En 1973 con el Dr. Jean-Jacques en Francia se crea la primera Sociedad de Medicina Estética, que fue continuada con el establecimiento de la Sociedad Belga de Medicina Estética, impulsada por el Dr. Michel Delune, seguida por la Sociedad Italiana de Medicina Estética, a cargo del profesor Dr. Bartoletti, y años más tarde por la Sociedad Española de Medicina Estética, con el Dr. José FontRiera. En 1975, estas cuatro sociedades fundaron la Union Internationale de Médecine Esthétique, con sede en París.

En ASCAMECC, tenemos como principio no poner en riesgo la salud de nuestros pacientes a partir de cuestionados procedimientos de muy bajos costos, que supuestamente ofrecen resultados mágicos y sin posibles complicaciones. Reprobamos las conductas antiéticas de colegas que tratan de manchar el prestigio de otros médicos para beneficio propio, creando campañas de mentiras y desinformación, sin reconocer, por ignorancia o mala fe, la existencia de profesionales capacitados para realizar procedimientos estéticos, con equipos y consultorios acordes a los más altos estándares sanitarios, a las regulaciones del Ministerio de Salud y conducidos por expertos certificados e incorporados al Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, con amplios conocimientos con técnicas aprobadas y demostradas científicamente a nivel global en esta disciplina. A pesar de ello, cabe destacar que ningún acto médico se encuentra 100% libre de una complicación; quien diga lo contrario, miente.

PUBLICIDAD

La Medicina Estética y la Cirugía Cosmética no son disciplinas nuevas, tienen más de cuatro décadas de ejercer con presencia en todos los países, a Costa Rica llega desde sus inicios. No obstante el esfuerzo de los colegas pioneros, es hasta ahora con la fundación de ASCAMECC que se están dando los primeros pasos para darla a conocer de una forma responsable y sin mentiras. Costa Rica tiene que evolucionar y no quedarse estancada ante el cambio.

La Medicina Estética y la Cirugía Cosmética tienen todas las características de una actividad médica que reúne criterios que definen una especialidad médica responsable: objeto unificado, existencia de una base científica y demanda social.

A la opinión pública se le debe informar consultando a todas las fuentes relevantes y acreditadas para presentar un panorama veraz y objetivo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Ante el escándalo, información correcta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota