Opinión

Una errada decisión de la CCSS

Actualizado el 09 de abril de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Una errada decisión de la CCSS

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Me ha causado preocupación el titular de La Nación del 5 de abril, “Caja retoma el control de hospitales por gestión deficiente”, porque en mi opinión ha sido una decisión errada de quienes la tomaron. Me baso en lo siguiente:

A) Se corta con la misma tijera a un grupo de hospitales de los que se tiene un buen concepto (ejemplo: HNN, Raúl Blanco Cervantes).

B) Esta decisión le resta autoridad a todos aquellos profesionales que tienen la responsabilidad de su funcionamiento, lo menos recomendable en tiempos de crisis.

C) Si los problemas por los que se toma la decisión son generalizados en el país (como las listas de espera, y diversos informes sobre su gestión y calidad de los servicios), deduzco que una causa común a todos ellos debería ser el responsable de la problemática. Estoy convencido de que en Salud Pública la descentralización (o desconcentración) de los servicios es el modelo ideal “para que las decisiones sean tomadas por las personas responsables en su área de atención”. ¿Quiénes pueden planificar mejor las necesidades de un hospital que aquellos profesionales que viven diariamente sus deficiencias? Ese debe de haber sido el espíritu de los que con mucha lógica tomaron la decisión de la “desconcentración” hace 12 años, y agregaron una herramienta hasta ahora desaprovechada, como las Juntas de Salud. Las áreas de salud deben tener una organización piramidal con una estrecha relación, de doble vía, entre el hospital (medicina curativa) y los centros ambulatorios: clínicas, Ebáis, etc. (medicina preventiva).

Es un grave error gerencial el creer que los problemas son solucionables a “nivel central”. Ahora se les recargará a los gerentes de este nivel la responsabilidad operativa de “18 áreas de salud y 16 hospitales”. Imposible alcanzar un mejoramiento en la calidad de la atención con este tipo de decisiones. Las listas de espera serán cada vez mayores.

Interpreto que los responsables del “mal funcionamiento” son los directores de esos 16 hospitales. Si ese fuese el mensaje, lo que las autoridades de la CCSS deberían hacer es prepararlos mejor, darles más apoyo, escuchar sus planes de mejoramiento y solución a los problemas. Delegar más autoridad en ellos, no quitársela. Enseñarles a pensar como gerentes y no solamente como médicos.

PUBLICIDAD

Finalmente, creo que la CCSS está invirtiendo las prioridades de los problemas: es más urgente mejorar la estructura física de nuestras instituciones que construir nuevos hospitales o más centros ambulatorios. ¿Han visitado los miembros de la Junta Directiva, o las autoridades de la Caja, las consultas externas de nuestros mejores hospitales y cómo los pacientes esperan para ser atendidos? ¿Han observado cómo los profesionales atienden a sus pacientes en medio de cajas de cartón donde se guardan los suministros médicos?

Las posibles soluciones a la problemática en la atención a los usuarios de la Caja deben surgir de adentro, de quienes tienen la responsabilidad de ofrecer la atención y conocen las causas de los problemas. No de informes o recomendaciones de los asesores externos, o informes de entes autónomos. El director debe vivir su hospital. Recorrerlo. Conversar con sus empleados en todas sus disciplinas, y especialmente con los pacientes que utilizan su hospital.

  • Comparta este artículo
Opinión

Una errada decisión de la CCSS

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota