Opinión

El empleo en el corazón del desarrollo

Actualizado el 07 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

El empleo en el corazón del desarrollo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Una de las principales demandas de la sociedad costarricense, en particular de la generación más joven, es el acceso a empleo de calidad.

La creación de oportunidades para el uso productivo del talento de nuestra gente es, por lo tanto, una prioridad que ha sido señalada por el presidente, Luis Guillermo Solís Rivera.

Tasa de desempleo. La tasa de desempleo abierto se mantuvo cercana al 6% durante la primera década del siglo, pero, a partir del 2010 mostró un crecimiento sostenido hasta alcanzar el 8,5% en el 2013. Cerca de 200.000 personas se encuentran desempleadas en la actualidad.

Para revertir esa tendencia, tenemos que colocar el empleo en el corazón del desarrollo, y emprender acciones para que esa no sea una frase vacía. Implica, entonces, una transformación de fondo en la manera en que se ha entendido el empleo dentro de la política pública.

En primer lugar, es necesario sustituir el enfoque del empleo como una consecuencia residual de la política económica por uno que lo coloque como objetivo central de la política económica y, por ende, una variable explícita de la programación del Banco Central.

En diciembre del 2012, la Reserva Federal de los Estados Unidos sorprendió al mundo cuando anunció, por primera vez en su historia, que mantendría la tasa de interés cercana a cero hasta que el desempleo bajara al 6,5%. Este cambio de paradigma, que enfatiza la centralidad del empleo en la política monetaria, es una evolución bienvenida en materia económica.

Consideramos imprescindible, y así lo hemos solicitado a las autoridades del Banco Central, que la programación macroeconómica del 2015 contenga, además de la actividad económica, la balanza de pagos, la situación fiscal y la liquidez, la variable del empleo. Esta decisión requiere voluntad para abandonar obsesiones monetaristas, mientras prospera la reforma al artículo 2 de la Ley Orgánica del Banco Central, relacionado con los objetivos del ente emisor (Expediente N° 18056).

En segundo lugar, considerando que en nuestro país las fuentes de trabajo se generan en el sector productivo privado, propusimos a las cámaras empresariales establecer equipos de trabajo que identifiquen obstáculos y propongan acciones, a fin de dinamizar los sectores con mayor potencial de generar empleo, entre ellos la agricultura, la construcción, el turismo y las actividades relacionadas con las tecnologías de la información.

Lo propio hemos hecho también con asociaciones y organizaciones que desarrollan actividades productivas reunidas en lo que conocemos como “economía social solidaria”.

Más y mejores empleos. La esencia de esas alianzas productivas radica en la meta de encender el motor de la economía dedicado al apoyo al empresariado nacional y el mercado interno, para la generación de más y mejores empleos.

El reto es darle el combustible institucional necesario para que pueda alcanzar los niveles de eficiencia que permitieron un vigoroso crecimiento del sector vinculado al mercado externo.

Para hacerlo, parece necesario combatir la actual institucionalidad desgastada y dispersa, con una propuesta innovadora de creación de una agencia de promoción de empresas nacionales, de todo tamaño. Buena parte del éxito del sector relacionado al mercado externo radica en la claridad estratégica y capacidad de ejecución facilitada por la consolidación de Procomer.

La visión que resumo en estos párrafos se inspira en los pilares de la Administración Solís Rivera, particularmente en el impulso al crecimiento económico y en la reducción de la pobreza y la desigualdad. Su ejecución requiere políticas para mejorar la demanda laboral, el empleo de las personas, y avanzar en la formalización.

Esas acciones son parte de la Estrategia Nacional de Empleo, que se resume en un esfuerzo combinado de la política económica y social, y de los sectores público y privado, para la generación de empleos de calidad.

  • Comparta este artículo
Opinión

El empleo en el corazón del desarrollo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota