20 octubre, 2015

“Lo mejor de Limón es su gente”, reza el lema. Pero pareciera que la conducta indebida de algunas personas está perjudicando un tanto a su mayoría buena.

Procede tomar acción correctiva para que en la provincia retoñen la seguridad ciudadana, la inversión, los empleos, la educación, el arte, el deporte, el turismo y la calidad de vida en general.

He aquí, de mi parte, una pequeña contribución al respecto. Va dirigida a los jóvenes, pues, como bien sabido es, no se enseña maña nueva a caballo viejo.

Mi contribución consiste en devolver, a quien debió ser su dueño original, un librito –pasta dura, viejo pero en perfecto estado– que hace más de una década de buena fe adquirí y al que enorme aprecio le tengo. Se trata de Titanes de la poesía universal-Los versos que gustan siempre, editorial Diana, México, del año 1951, 316 páginas.

Tiene una etiquetita adhesiva que indica “Librería Atenea” y un sello que dice “Libro Azul, libros usados”, ambas en San José. En su primera página, y en tres o cuatro centrales, como para no dejar duda, tiene sellos redondos que indican: “Colegio de Limón. Dirección”. De allí vaya a saber usted cómo, y cuándo, emigró a otros lares.

El libro recoge poesías selectas de G. A. Becquer, R. de Campoamor, J.S. Chocano, R. Darío, J. de Espronceda, F. García Lorca, J. W Goethe, E. Heine, J. de Ibarbourou, Fray L. de León, A. Machado, M. Machado, J. Manrique, G. Mistral, A. Nervo, P. Neruda, E. A. Poe, F. Schiller, M. de Unamuno y otros más.

Con pompa. La devolución que prometo la haría contra una carta dirigida a mí, firmada por el actual director y por tres estudiantes activos de primer año del Colegio de Limón, donde prometan que le darán el trato que el librito merece.

La entrega sería una mañana seca y de carnaval, en el punto de la ruta 32 donde comienza la provincia. Él ha de llevarse en procesión, con comparsas y “tumbacocos”, hasta la propia biblioteca del colegio.

Los miembros del comité de recepción han de entrar a la ciudad entonando cánticos con mensajes positivos e inspiradores, que los alumnos del colegio (y poetas de la provincia) han preparado para la ocasión, seguidos de algunos mantras. Entre estos sugiero utilizar uno del finado John Lennon: All we are saying, is give peace a chance.

Luego, por un año, se realizarán, en algún salón apropiado del colegio, reuniones quincenales vespertinas, en las que jóvenes de la localidad con buena voz y dicción leerán para los demás un conjunto selecto de las poesías que contiene el librito Titanes.

“Volverán las obscuras golondrinas / en tu balcón sus nidos a colgar // Volverán las tupidas madreselvas / de tu jardín las tapias a escalar”.

Thelmo Vargas es economista y escritor. Fue ministro de Hacienda de 1990 a 1991.